Santiago de Cuba,

DECODIFICANDO familias

Lepra: tratable y curable

27 January 2023 Escrito por 

Cada cuarto domingo de enero se celebra el Día Mundial de Lucha contra la Lepra, enfermedad controlada en Cuba pero de la que aún se reportan casos en el país y la provincia santiaguera. 

La doctora Yamila Valiente Hernández, especialista de II Grado en Dermatología y Máster en Economía de la Salud, es Jefa del Grupo Provincial de la especialidad. A ella nos acercamos para conversar sobre el tema:

“La lepra es una enfermedad infecciosa crónica causada por una bacteria, el Mycobacterium leprae, cuyas manifestaciones van a depender de la interacción entre el huésped y el parásito. Aunque existe en el territorio, no es un problema de salud, pero sigue ocasionando mucho rechazo por parte de la población hacia las personas que la padecen, incluso desde los propios familiares.

“Se transmite por las vías respiratorias superiores y por el contacto directo, mantenido y prolongado con un enfermo multibacilar (con lesiones infectadas en la piel). Tiene un periodo de incubación que dura, aproximadamente, de seis meses a cinco años, desde que se produce el contagio hasta que aparecen los primeros síntomas.

“Ocasiona manifestaciones a nivel cutáneo, de las mucosas, de órganos y vísceras, junto a signos generales inherentes a cualquier enfermedad infecciosa: cefalea (dolor de cabeza), dolores articulares, malestar general, calambres, parestesias (sensación de quemadura o de pinchazos), etc.

“Es común que se presenten manchas más claras que el color de la piel,  eritematosas, es decir, rosadas o pigmentadas y más oscuras que el color de la piel. Se conoce la enfermedad como la gran simuladora porque, además de estas manchas, puede provocar nódulos, pápulas, infiltraciones, o sea, un cortejo sintomático bastante florido”.

¿Podría explicar para el público que desconoce estos términos?

lepra1“Existen cuatro formas clínicas de la enfermedad según la clasificación de Madrid, y cada una tiene sus signos y síntomas.  La forma indeterminada es la iniciante, tiene manchas que no exceden de cinco en todo el cuerpo con bordes mal delimitados, no se precisa dónde termina la piel enferma y dónde comienza la sana. Pueden ser de tamaño variable y asociarse con trastornos de la sensibilidad, si usted pincha esa mancha con una aguja la persona no siente, o a lo mejor siente muy poco, en comparación con la piel normal.

“También está la lepra tuberculoide que es una de las formas benignas de la enfermedad. Produce manchas que tampoco exceden cinco en todo el cuerpo, pero que están muy bien delimitadas por la presencia de pápulas o granitos, como lo refieren las personas. Igualmente, si se pincha o se coloca un objeto caliente sobre esa lesión, no se siente.

“Generalmente se acompaña de trastornos sensitivos en los nervios periféricos, estructuras que existen en el cuerpo y son las responsables de que podamos sentir cuándo nos tocan o nos están pinchando, si lo que estamos tocando es un objeto frío o caliente. Estos nervios periféricos van a estar engrosados y sensibles con tendencia a doler, incluso se puede asociar a calambres en la región.

“La lepra lepromatosa es la forma más grave de la enfermedad. A parte de los síntomas generales va a presentar manchas, pápulas, infiltraciones, nódulos... cualquier  tipo de lesiones a nivel de la piel que se exceden de cinco en todo el cuerpo. Se acompaña de trastornos de la sensibilidad y los nervios periféricos pueden estar engrosados y sensibles.

“Además puede existir anestesia a nivel de las lesiones y en la palma de las manos y de los pies; alopecia, caída de las cejas y de las pestañas, así como infiltraciones a nivel de la cara, de los pabellones auriculares, y son comunes las afectaciones a nivel de vísceras con aumento moderado del tamaño del vaso, del hígado o del testículo, o inflamación de este.

“Puede existir infiltración leprosa en otros órganos como el riñón, el corazón, el pulmón, y aparecer nódulos a nivel de la mucosa nasal que provoquen la destrucción del cartílago con deformidad y sangramiento por la nariz sin tener catarro. Esta es una de las formas clínicas que más bacilos elimina, por ende, es más contagiosa.

“La otra forma clínica es la multi-bacilar (cargada de muchos bacilos), pero  tiene algunos elementos que se parecen a la forma lepromatosa y otros a la tuberbuloide. Es una forma más bien oscilante con lesiones infiltradas que simulan ronchas, con un centro claro y un doble borde rosado, se acompaña de trastornos de la sensibilidad y se asocia también a alopecia de las cejas,  de las pestañas y  edemas en los pies”.

¿Cuál es el pronóstico para los pacientes?

“Es importante que la población conozca que es una enfermedad curable. Existe un tratamiento de tres drogas a base de Rifampiscina, Clofazimina y Dapsone. La Organización Mundial de la Salud provee a todos los enfermos de lepra del mundo del mismo tratamiento y lo costea.

“Se manejan tres verdades de la lepra: con el tratamiento se puede curar la enfermedad, con el tratamiento deja de ser contagiosa, y también con el tratamiento se previene la aparición de las discapacidades.  

“Cuando hablamos de las manifestaciones clínicas de esta enfermedad están las que ocurren a nivel de las mucosas, de los órganos, de la piel, pero también a nivel de los nervios, o sea, manifestaciones neurológicas periféricas que derivan en trastornos motores y trastornos sensitivos: la ausencia o disminución de la sensibilidad, no solamente a nivel de las lesiones en piel sino también en manos y pies.

“Estos trastornos sensitivos se traducen en la aparición de úlceras, como los  pacientes  no sienten se pueden quemar al tocar un objeto caliente o lastimarse al caminar  con los pies descalzos y provocarse una úlcera. Pero también están las deformidades. Al existir la afectación del tronco nervioso la mano puede deformarse y provocar lo que nosotros llamamos una mano péndula, donde se imposibilita la extensión de esta, o también una mano en garra, donde se imposibilita la extensión de los dedos, pero también puede afectar los pies causando una marcha guadañante.

“Cuando hablamos de discapacidad nos referimos a la dificultad que tienen estos pacientes para la realización de sus labores habituales. Y cuando se diagnostica un paciente de lepra con discapacidad, a pesar de que una vez que comience su tratamiento se cura, la discapacidad no desaparece, por eso cuando hay discapacidad hablamos de un diagnóstico tardío.

 “Siempre aspiramos a diagnosticar precozmente para poner tratamiento antes de que aparezca la discapacidad, una vez que aparece esta no hay vuelta atrás. Curamos la enfermedad pero no desaparece el daño”.

¿En las etapas previas a la discapacidad el tratamiento elimina los síntomas?

“Todos los síntomas desaparecen. El paciente se incorpora normalmente a la sociedad completamente asintomático como cualquier persona sana. Esa es la importancia del diagnóstico precoz”.

¿Y en este momento cómo está la incidencia de la lepra?

“Cuando me preguntan sobre la incidencia de la lepra no me gusta hablar mucho porque creo que le quita importancia a la enfermedad. ¿Por qué? No constituye un problema de salud, la incidencia es muy baja, por ejemplo, diagnosticamos el año pasado en Santiago de Cuba 25 pacientes.

“Tal vez quien escuche 25 pacientes, para una población tan grande como la de esta provincia, piense que no es importante; pero sí es impactante  tener un enfermo de lepra por el rechazo que existe de la población. En la familia y la comunidad permanece el estigma que tiene la enfermedad”.

¿Se da algún tipo de asistencia psicológica a los pacientes?

“Existe un programa de control para esta enfermedad donde están diseñadas todas las acciones para el paciente diagnosticado, la familia, la comunidad y la población en general. Y una de estas acciones es la atención psicológica obligatoria a los diagnosticados con lepra con el fin de informarles, orientarlos en todo lo referente a la enfermedad y así la puedan aceptar”.

“También se realizan labores de promoción para informar acerca de la enfermedad, teniendo en cuenta que una vez que los pacientes son tratados dejan de ser contagiosos y ofrecer peligro para la sociedad.

“Aquí lo más importante se trata de acudir a las consultas una vez que usted se vea cualquier alteración cutánea para que el médico de la familia, si lo considera necesario, remita con el dermatólogo de su área de salud y que este determine la conducta a seguir y, en caso de que sea lepra, se diagnostique a tiempo”.  

  • Compartir:
0 Comment 1518 Views
Daniela Verdecia Castillo

Email This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

Escribir un Comentario

Nacionales

Internacionales

Videos

We use cookies to improve our website. Cookies used for the essential operation of this site have already been set. For more information visit our Cookie policy. I accept cookies from this site. Agree