Santiago de Cuba,

Una vida entera en la poligrafía

10 August 2023 Escrito por 
De la autora

Los pasillos del poligráfico Santiago extrañarán sus pasos finos, su voz de mando alta, pero delicada, su dulzura de fémina y su inteligencia en los cálculos, aunque su nombre quedará por muchos años en esta instalación que “robó” parte de la vida de Damaris Cardona Garbey.

Esta santiaguera se graduó en Ingeniería en Artes Gráficas en el Instituto Poligráfico de Moscú, antigua Unión Soviética, y desde ese entonces esta especialidad la envolvió en dedicación y pasión por la profesión.

La etapa de estudiante fue de mucho sacrificio por el idioma extranjero, la lejanía de la familia, la superación. Fueron cinco años de carrera, pero siempre contó con la amistad y el acompañamiento de los rusos, quienes mostraron amor hacia los cubanos.

Con su sapiencia Cardona Garbey retornó a su Patria y fue ubicada en el poligráfico de Palma Soriano “una de las inversiones más lindas que tiene Cuba en la industria gráfica”, señaló.

“El presidente de Suecia, de ese entonces, donó el equipamiento que todavía son las firmas líderes de artes gráficas. Allí toda impresión era Man Roland, encuadernación Müller Martini. Era el estado deseado de una empresa de primer mundo. En ese poligráfico estuve 10 años e hicimos cosas maravillosas”, dijo.

Posteriormente se traslada a Santiago de Cuba y comienza a trabajar en la sede ubicada en la Avenida de los Desfiles S/N, la que fue inaugurada para la impresión de la prensa provincial en 1992.

“Aquí empecé a laborar en el taller de producción como ingeniero-tecnólogo, lo que representa para mí un privilegio porque soy de los profesionales que empiezan desde la base y se van superando, hasta que me convertí en directora general en 2002”, puntualizó.

En el 2010 la envían a Caracas, Venezuela, a desarrollar un proyecto a la Imprenta Nacional. En 2012 al retornar de la misión la mandan de nuevo como directora técnica para el poligráfico de Palma.

En 2014 vuelve al de Santiago de Cuba como su directora, esta vez debido a cambios en la Industria Ligera, a la UEB Gráfica Santiago perteneciente a la Empresa Ediciones Caribe.

“Trabajar en Venezuela fue muy interesante porque la tecnología era de punta, muy similar a la que teníamos en La Habana, en la Federico Engels y Alejo Carpentier, y aprendí otra forma de gestión. En el periodo en Palma Soriano conocí la actividad técnica y mantenimiento, lo que me posibilitó tener más conocimiento y prepararme en la parte automática, que fue todo un reto a los 50 años, pero me sirvió para tener más dominio de mi actividad. Todo eso me permitió obtener mejores resultados en este poligráfico y que fuera reconocido a nivel nacional”, agregó.

Como fémina también ha superado barreras, pues en estos menesteres la mayoría son hombres, y ha sabido llevar la dirección, con el liderazgo y el respeto.

“Ingenieras fuimos unas cuantas y por demás mujeres empoderadas, el reto estuvo en que trabajábamos con mucha consagración, porque así fueron los años 80, de compromiso: exportábamos, trabajamos tres turnos, hicimos familias, tuvimos hijos y supimos guiar tanto la parte privada como la profesional, sentenció.

“Como dirigente me catalogo exigente, intensa, carismática, detallista, consagrada, pero muy realista, me gusta ponerme en el lugar del otro. Como ser humano también me gusta estar pendiente de los trabajadores enfermos, jubilados, de los compañeros, de sus familias”, sentenció.

A sus 66 años Damaris decidió jubilarse para darle paso a otra etapa importante, dejará atrás las madrugaderas, las reuniones, los números, las mesas llenas de papeles, los folletos por revisar. Ahora dedicará tiempo a ella, a pasear, a reunirse con amigas, a ir a la playa, a caminar y observar la vida de forma distinta.

“Creo que me quedo con el amor a la profesión, el deseo, el compromiso, porque como dirigente uno piensa en la producción de la empresa, pero también en cuántas personas y familias dependen de todo eso. La industria gráfica es mi todo, porque me dio la posibilidad de desempeñarme en mi carrera, de conocer y ayudar a tantas personas, de ser útil, de ser profesional. Me forjó valores que se aprenden desde la cuna y nunca se olvidan”, concluyó.

  • Compartir:
0 Comment 2947 Views
Yanet Alina Camejo Fernández

Email This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

Escribir un Comentario

We use cookies to improve our website. Cookies used for the essential operation of this site have already been set. For more information visit our Cookie policy. I accept cookies from this site. Agree