Santiago de Cuba,

31 de agosto de 1967: El río Bravo nutrió sus aguas con sangre guerrillera

30 August 2023 Escrito por 

La traición y la muerte se ensañaron con el grupo guerrillero, el 31 de agosto de 1967. Los integrantes de la Retaguardia del Comandante Ernesto Che Guevara, bajo el mando del Comandante Juan Vitalio Acuña Núñez (Vilo en Cuba y Joaquín en Bolivia) perdieron la vida en una emboscada en el vado de Puerto Mauricio, en tierra boliviana.

Desde el mes de abril, el pequeño destacamento se había separado del Che con el objetivo de proporcionar atención a combatientes en malas condiciones físicas, pero no había podido reintegrarse al principal núcleo guerrillero. De sus diez integrantes, nueve cayeron ese día.

El día antes, habían llegado a la casa de Honorato Rojas, un traidor que los delató ante el ejército boliviano, que tuvo el tiempo suficiente para preparar la emboscada en el lugar por donde la traición llevaría a los guerrilleros.

El grupo lo integraban, además de Joaquín, Tamara Bunke Bíder (Tania)  alemana-argentina-cubana; Gustavo Machín  Hoed de Bech (Alejandro) cubano; Israel Reyes Zayas (Braulio) cubano; Apolinar Aquino Quispe (Polo) boliviano; Walter Arencibia Ayala (Walter) boliviano;  Freddy Maimura Hurtado (Ernesto o Médico) boliviano; Moisés Guevara Rodríguez (Guevara o Moisés) boliviano; Restituto José Cabrera Flores (Negro o Médico) peruano; y el único sobreviviente: José Carrillo (Paco) boliviano.

El ejército boliviano había pactado con el delator el lugar exacto por donde debían pasar los guerrilleros, había tomado posiciones ventajosas y planificado el desarrollo de la emboscada.

En un trabajo publicado por el periódico Granma, el 31 de agosto de 1997, firmado por Elsa Blaquier Ascano, José Carrillo relata que ese día “Braulio caminó golpeando el agua con el machete hasta llegar a la mitad del río, desde donde ordenó avanzar”.  Así avanzaron los demás, cerrando Joaquín la fila.

“El primero había alcanzado la otra orilla cuando empezaron los disparos. En el turbión de las aguas no se distinguía quién caía herido. El río arrastraba todo.  Braulio reaccionó de inmediato y accionó su ametralladora ligera fulminando a un soldado, de inmediato el fuego se concentró sobre él hasta hacerlo caer”.

El propio trabajo periodístico afirma que “Testigos presenciales relataron que los militares escondidos en la maleza se convirtieron en máquinas de matar. Tiraban a todo lo que arrastraba el río. Hombres y mochilas fueron acribillados a lo largo de 600 metros, donde se unen los ríos Bravo y Masicuri. Todos vieron que había una mujer, pero dispararon sobre ella hasta escuchar su grito de dolor”.

La traición de Honorato Rojas impidió el reencuentro entre los guerrilleros, pues, a la mañana siguiente, el Che llegó hasta la casa del delator.

El traidor fue premiado por el entonces presidente de Bolivia, René Barrientos, con cinco hectáreas de tierra, en un lugar cercano a la ciudad de Santa Cruz. Allí creyó estar seguro, disfrutando lo medrado con su delación, hasta que la justicia revolucionaria le cobró el crimen, casi dos años después.

Sangre cubana, boliviana, alemana-argentina y peruana, tiñó ese 31 de agosto las aguas del Río Bravo. Los restos de los caídos descansan hoy junto a su jefe, el Che, en tierra cubana, no como recuerdo de un pasado inútil, sino como expresión de un presente donde fructifican sus ideas.

  • Compartir:
0 Comment 1981 Views
Orlando Guevara Núñez

Email This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

Escribir un Comentario

We use cookies to improve our website. Cookies used for the essential operation of this site have already been set. For more information visit our Cookie policy. I accept cookies from this site. Agree