Santiago de Cuba,

Cristianidad y heroísmo del símbolo en la cuarta villa de Cuba

04 June 2023 Escrito por  PL

Sancti Spíritus, Cuba (Prensa Latina) Entre las iglesias católicos de la cuarta villa cubana, Sancti Spíritus, la de Nuestra Señora de la Caridad atesora relevantes acontecimientos de la vida social y patriótica de la localidad que cumple este 4 de junio el 509 años de fundada.

Uno de esos hechos, tal vez el más significativo, fue el bautizo seis días después del nacimiento el 2 de julio de 1846 de Serafín Sánchez Valdivia, quien con el decursar de los años y el auge independentista se convertiría en héroe de las tres guerras de independencia.

Fue uno de los 22 hijos -solo 10 llegaron a la adultez- de Joaquín Sánchez Marín y la heroína mambisa Isabel María de Valdivia, quien inculcó a sus hijos las ideas de libertad y amor a la Patria, como lo hizo Mariana Grajales, madre de los Maceo.

En el mismo santuario católico espirituano contrajo matrimonio Serafín con su prima Josefa María Pina, conocida por Pepa, el 26 de junio de 1879, y dada la azarosa vida dedicada a la independencia de Cuba, careció de descendencia.

Alcanza el grado de Mayor General del Ejército Libertador y uno de los más cercanos colaboradores del Héroe Nacional José Martí en su labor durante los preparativos de la Guerra Necesaria (nombre dado por Martí a la contienda contra los colonizadores españoles iniciada el 24 de febrero de 1895).

A su vocación por liberar a los cubanos del yugo español, mantenía la de enseñar a leer y escribir a su tropa, campesinos y esclavos que se unieron a las filas insurgentes como Quirino Amézaga, quien lo acompaña en las batallas más trascendentales.

Nunca abandonó su condición de escritor, periodista y bardo; sus creaciones están presentes en las obras Héroes Humildes (colección de ensayos bibliográficos) y Poetas de la Guerra (compilación de sus versos).

Serafín Sánchez, símbolo para los espirituanos y Cuba, murió en combate contra los españoles en el Paso de Las Damas el 18 de noviembre de 1896, cerca del río Zaza, municipio espirituano de Taguasco, sitio declarado Monumento Nacional.

Testimonios de sus combatientes hicieron trascender sus últimas palabras al ser atravesado por una bala del hombro derecho al izquierdo: ¡Me han matado, no es nada!; ¡Siga la Marcha!

La prensa de la época, en especial La República, con el eslogan Periódico Revolucionario de Las Villas, el 30 de noviembre de 1896, informa de forma sintetizada el histórico acontecimiento:

“Dolorosamente impresionados por la muerte de uno de nuestros guerreros más ilustres, el General Serafín Sánchez, acaecida en el campo de batalla el día 18 del actual, la Redacción de la República comunica al pueblo de Cuba tan infausta nueva y se asocia al sentimiento de general tristeza que embarga los ánimos”.

Otros hermanos de Serafín Sánchez brillaron en la lucha por la independencia: el general José Joaquín, Tello Sánchez, el coronel Raimundo, el capitán Plácido, el teniente Elías y el subteniente Esteban, así como Julia América, Domitila y Josefa.

El historiador Manuel Guillot Benítez afirmaba que el más ilustre de los espirituanos sumó más de 120 combates durante los casi 12 años que permaneció en los campos de batalla en busca de la ansiada libertad nacional.

A Serafín lo califican de joven apuesto, alto, generoso, simpático y amable con personas de cualquier estatus social, que disfrutaba del agradable momento en la finca de su familia y quien a pesar de sus dotes de intelectual, fue tabaquero para ganarse la vida en la emigración.

A los pocos días de su estancia en Nueva York se trasladó a República Dominicana, donde permaneció unos 11 años. Allí colaboró con el Plan Gómez-Maceo (1884-1886), el cual finalmente no se desarrolla. Regresa a Cayo Hueso, colabora con José Martí y destacó como escritor, poeta y periodista.

Entre otros aportes de su vida está su participación en la organización del fracasado plan de la Fernandina. Luego organiza junto al General Carlos Roloff una expedición para regresar al país y desembarca en costas cubanas el 24 de julio de 1895 por la zona de Punta Caney, Sancti Spíritus.

El museo Casa Natal Mayor General Serafín Sánchez Valdivia atesora valiosas piezas, mientras un conjunto escultórico en la Plaza de la Revolución que lleva su nombre lo perpetúa como maestro, junto al esclavo liberto Quirino Amézaga.

  • Compartir:

Escribir un Comentario

We use cookies to improve our website. Cookies used for the essential operation of this site have already been set. For more information visit our Cookie policy. I accept cookies from this site. Agree