Santiago de Cuba,

Buenas nuevas para Los Ángeles

30 November 2023 Escrito por 

Inaugurado el 17 de octubre de 1926, el hoy hospital ginecobstétricos sur Mariana Grajales Coello, de la capital provincial -identificado comúnmente como la clínica de Los Ángeles es, sin lugar a dudas, un suntuoso y ecléctico edificio en el que han venido al mundo cientos de miles de niños, centro laboral de excelentes profesionales, y en el que han sido atendidas innumerables
mujeres.

“Nuestro hospital, con más de 700 trabajadores, perfecciona la labor asistencial, pues su papel resulta decisivo en el Programa de Atención Materno-Infantil, y eso ha revertido los índices de
mortalidad que, en 2022, fue de 13 –en el caso de la infantil– y hoy es de 2,6, con 1 760 nacimientos hasta el cierre de septiembre”, precisó Abel Tobías Suárez Olivares, director de la institución.

Santiago de Cuba tiene un robusto sistema de atención materno infantil desde la atención primaria de Salud. Cuenta con tres hospitales especializados en este frente –uno de ellos en Palma Soriano–, otros tres pediátricos, e igual cantidad de hospitales generales con servicios de ginecología, obstetricia y pediatría.

En el Materno Sur, como también se le conoce, son atendidas mujeres de siete áreas de Salud del municipio cabecera, todas las del municipio Guamá, y dos de San Luis y Palma Soriano
respectivamente.

Tiene 184 camas distribuidas en los servicios de ginecología, obstetricia, perinatología, neonatología, la unidad quirúrgica, una de
legrados, así como el cuerpo de guardia. En la Clínica de los Ángeles se forman especialistas en obstetricia y neonatología, y se imparten cursos emergentes de enfermería.

Desde 2022, acentuó Suárez Olivares, «inició la rehabilitación de nuestros locales; primero en el servicio de neonatología, ese mismo año recuperamos la cámara fría y la cocina fue dotada de mejores condiciones estructurales.

«La unidad quirúrgica y los salones de preparto y parto están quedando como nuevos, aunque no hemos detenido el servicio que se ha trasladado hacia otros locales, porque la asistencia médica no
puede cesar y, por eso, este proceso fue planificado por etapas. La Empresa de Proyectos de Arquitectura e Ingeniería No. 15 es la encargada», acotó el directivo.

El concurso de empresas estatales, Mipymes privadas y TCP ha sido decisivo para revitalizar los locales, la climatización y el mobiliario de la Mariana Grajales, que desde principios de este siglo no recibía acciones de esta envergadura.

Los TCP, liderados por Dayana Dagnesses Menés –quien asegura sentir un especial afecto por el hospital donde nació, y por el sector en el que laboró durante más de diez años– recuperaron las
computadoras e impresoras, «y estamos instalando equipos de clima en varios locales; aunque adquirimos los insumos a precios elevados –muchas veces en MLC– hemos asumido los costos de la transportación y las tarifas se han reajustado, porque la misión de este lugar es salvar vidas y sanar enfermedades gratuitamente, por lo tanto, sería injusto y éticamente incorrecto obtener grandes ganancias».

La mediana empresa de Reparación de Equipamiento Industrial y Médico Oriente Sur (R.e.t.o.s.) ha recuperado seis mesas ginecológicas, una de operaciones y ultiman detalles en otra destinada al salón de legrados, «conforme a las prestaciones originales y la incorporación de otras facilidades como los canales de evacuación de fluidos, que le conceden mayor durabilidad y mejor calidad al proceso de limpieza. Con las innovaciones añadidas, cada mesa puede soportar más de 110 kilogramos de
peso, de los 90 concebidos por el fabricante», reveló Carlos Saumell Martínez, presidente de esta Mipyme privada.

Es destacable el hecho de que R.e.t.o.s. utiliza materiales de producción nacional contratados con las empresas estatales Escambray y Acinox, «muy importante para abaratar costos en la recuperación de este mobiliario clínico no médico; y lo hace bajo la necesaria supervisión del Centro para el Control Estatal de Medicamentos, Equipos y Dispositivos Médicos y especialistas en Electromedicina».

El también Delegado de la circunscripción 156 del municipio de Santiago de Cuba, detalló que «el precio de cada mesa en el mercado internacional, oscila entre los 10 000 y 20 000 dólares –en dependencia de las prestaciones que posea–, y nosotros solo cobramos al hospital el importe de la reparación y un 10 % más, con el fin de suplir el salario de nuestros trabajadores. El objetivo es recuperar diez mesas, además de las camillas, sillas de rueda y camas que tienen total funcionabilidad».

La Empresa de Equipos Médicos ha asumido la restauración de otra parte del mobiliario y del equipamiento especializado. Pero lo más significativo es que la complementariedad entre los actores económicos y esta unidad presupuestada da los frutos esperados y se consolida como una experiencia que puede y debe
generalizarse.

  • Compartir:
0 Comment 406 Views
Luis Alberto Portuondo Ortega

Email This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

Escribir un Comentario

We use cookies to improve our website. Cookies used for the essential operation of this site have already been set. For more information visit our Cookie policy. I accept cookies from this site. Agree