Santiago de Cuba,

Los dueños del hospital

16 August 2023 Escrito por 
Cortesía de Darien Hopkins Ricardo

Cuando de Salud Pública se habla, suele pensarse solo en los procesos asistenciales, y casi nunca en otras aristas del funcionamiento de los servicios como el cuidado de la limpieza y la ornamentación de las áreas. Sin embargo, el personal encargado de mantener pulcras las instalaciones a diario enfrenta la indolencia de quienes irrespetan las más elementales normas de higiene.

Marelis Millares se desempeña como auxiliar integral de servicios del Hospital General Dr. Juan Bruno Zayas Alfonso, de Santiago de Cuba. Desde hace cuatro años, su misión es higienizar la sala de Neumología de la institución, lo que supone un trabajo minucioso y complejo porque se trata de pacientes afectados por enfermedades respiratorias.

“Yo comienzo a las ocho de la mañana: limpio los cubículos, los baños, el mobiliario clínico y no clínico, las ventanas… todo, y tengo que asegurarme de que todo quede bien porque el polvo puede empeorar a los pacientes. Termino a las siete de la noche, y en el tiempo que dura mi turno tengo que limpiar cuantas veces sean necesarias para mantener la higiene de mi sala”, explicó.

para Clarita 3Uno de los problemas más frecuentes para los trabajadores del departamento de Servicios del “Juan Bruno Zayas” es la inadecuada conducta de no pocas personas, que atenta contra la imagen del hospital.

“Nuestros trabajadores realizan un gran esfuerzo para mantener pulcro el centro: los que limpian aleros se ven obligados a hacerlo más de una vez al día porque las personas arrojan cáscaras, semillas, latas, papeles y otros desechos por las ventanas; así sucede con las auxiliares, pues tienen que repetir varias veces el trabajo porque algunos pacientes y acompañantes  echan sobras de comida, algodones, colillas de cigarros en los vertederos, en el piso, e incluso generan tupiciones en los inodoros”, describió Darien Hopkins Ricardo, jefe del departamento de Servicios de la institución.

Ante tal falta de civismo, se redoblan esfuerzos en la higienización, pues la suciedad genera malestar y propicia condiciones favorables para la proliferación de gérmenes, insectos y roedores que transmiten enfermedades.

Hopkins Ricardo aseguró que la institución ha mejorado sustancialmente en el tema de la limpieza, lo que no significa que no existan deficiencias en este sentido. 

"A diario se realizan labores de higienización. Se ha trabajado en la recuperación de las áreas verdes y se mantiene el saneamiento de los alrededores. Además, contribuimos con la limpieza de la comunidad", destacó.

A juicio de Odalys Martínez Chávez, quien dirige las labores en el bloque 1, “se ha ganado en la organización y la exigencia en el trabajo, y esto se nota desde que uno llega al hospital, aunque todavía hay mucho que mejorar”. Ella lo sabe bien porque lleva 25 años allí, de los cuales estuvo 17 “con el trapeador en la mano” como dice con orgullo.

“Aquí se trata de mantener todas las áreas limpias, los jefes de áreas hacemos recorridos para velar porque se cumplan los procedimientos y se haga bien; pero si la población no nos ayuda, el sacrificio se multiplica y se afecta un hospital que es de todos, y que todos tenemos que cuidar.”

IMG 20230816 075208En este coloso de la medicina santiaguera se apuesta por el orden, la disciplina y el cuidado de los recursos, y eso incluye, por supuesto, la pulcritud de las instalaciones. Para incentivar al personal se han realizado capacitaciones en temas relacionados con la ética, el reglamento del hospital, y el Manual de procedimientos. A la par, se buscan fórmulas para estimular a los más destacados con el reconocimiento público de sus méritos, horas de descanso y otras iniciativas.

El propósito es dignificar a quienes también tienen un rol determinante en la vida interna del centro. Ejemplo de esto es que  por primera vez en mucho tiempo, los empleados de Servicios presentaron trabajos en un evento efectuado recientemente, como parte de la celebración por los 32 años de la institución.

 Cada día, miles de santiagueros acceden al “Clínico”, y quizás no reparan en que detrás de cada área limpia está el esfuerzo de personas cuyo desempeño merece  -cuando menos- respeto.

Del mismo modo en que se cuida y embellece el hogar, deberíamos contribuir a mantener pulcras las instituciones de Salud. A fin de cuentas les pertenecen al pueblo, que somos todos.

  • Compartir:
0 Comment 721 Views
Indira Ferrer Alonso

Email This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

Escribir un Comentario

We use cookies to improve our website. Cookies used for the essential operation of this site have already been set. For more information visit our Cookie policy. I accept cookies from this site. Agree