Santiago de Cuba,

Con empeño no hay imposibles

25 March 2023 Escrito por 

En un tiempo récord de 20 días, trabajadores de distintas empresas de Santiago de Cuba protagonizaron las acciones de mantenimiento y montaje de las líneas tecnológicas, para garantizar la entrega de combustible y otras facilidades operacionales en el correcto funcionamiento de la central eléctrica flotante de origen turco Karadeniz Powership Irem Sultan, la cual contribuye a la estabilidad del Sistema Eléctrico Nacional desde el Oriente.

De sol a sol, en la noche y bajo las lluvias de estos días, en el muelle por patanas, localizado en el litoral sur (Punta de Sal) de la bahía, perteneciente a la Refinería de Petróleo Hermanos Díaz, se organizó un sistema de trabajo que posibilitó la instalación de más de 900 metros de tubería, el restablecimiento del vial de acceso al muelle, el alumbrado, la construcción de una nueva línea eléctrica y la revitalización de varias oficinas.

Gracias a estas acciones la planta genera 120 MW de capacidad. Sierra Maestra se acercó a algunos de los que laboraron en este movimiento de entidades, para revitalizar un lugar que no se utilizó en más de dos décadas.

Estar allí, donde se necesite

Su nombre es Abel Martínez Aguilar, quien ha sido durante un lustro electricista de mantenimiento en la Refinería. Él garantizó también la llegada de la “patana”, como se le conoce a la embarcación. Describe que a 1 km de largo se lanzó el tendido de línea de alimentación del área, para traer electricidad desde la subestación. Hubo que sembrar postes, instalar oficinas:
“Todo se realizó desde cero. El alumbrado exterior desde la carretera y la instalación del sistema de aterramiento hasta en las tuberías de combustible, pues con la electricidad estática, en lugares donde se labora con esta sustancia, es importante proteger con láminas de aterramiento para que la corriente peligrosa no llegue al buque y ponga en riesgo la vida. Con una malla de tierra se desvío esa corrida y en estos momentos se labora con la fibra óptica para las cámaras de vigilancia”.

Para Abel su cotidianidad es de empeño arduo. El día a día consiste en dar mantenimiento para que los equipos de la Refinería no se detengan: medir los motores eléctricos y comprobar su nivel de aterramiento, ya que al estar próximos a la bahía la humedad actúa contra estos, al penetrar hasta en el cable con riesgo de corte cuando tiene bajo aislamiento.
Cambio del alumbrado, engrase de los rodamientos para que no tengan desperfecto, revisión de las instalaciones donde haya una conexión, efectuar ajustes para que no ocurra un falso contacto:

“El cobre y el alumnio son materiales muy vulnerables a la corrosión con los que se acciona, en los cuales incide negativamente el ambiente de salitre. También afecta la labor con gases y productos químicos tóxicos que interactúan. Por estas razones nosotros nunca terminamos las acciones de reparación, para que las cosas perduren un poco más. Es peligroso un fallo eléctrico o corto circuito; una acumulación de gases en una determinada área con un falso contacto puede provocar una explosión. De ahí, independiente a las tareas de los últimos días en el muelle, siempre se trabaja en el acondicionamiento de la Refinería”.

AlexisPor otra parte, Alexis González Galán, Jefe de Brigada Civil de la empresa de Mantenimiento del Petróleo (Empet), dirigió a 7 trabajadores, entre ayudantes y albañiles: “colaboramos con la restauración de la garita de la entrada y de las oficinas”.

YoderkisAsimismo, Yoderkis Guzmán Vives, soldador pailero con 10 años de desempeño en la misma entidad -transitando por labores como ayudante, operador de elevador de hombres, pintor y soldador-, se dedica a la reparación de los tanques de petróleo tanto en Santiago como en otras provincias Orientales. Gracias a su oficio es posible el almacenamiento de este preciado recurso. De la experiencia para preparar el lugar compartió:

“Estuve trabajando primeramente en la NP11, en la cual instalé unas tuberías que alimentan las líneas de crudo para la patana y reparé otras en mal estado. No es algo fácil, porque son piezas pesadas, con un diámetro y largo considerable.

“La labor era de 12 y 14 horas, días de semana, sábados y domingos; hubo momentos en que amanecí aquí de un día para otro sin ver a mi familia, pero sabía que este esfuerzo también era por ellos; y sí, esto es para el país, para todos los cubanos que vivimos las consecuencias del déficit energético. Con la ayuda de todos hemos podido cumplir con esta tarea, la cual será de gran provecho. Si hiciese falta de nuevo mi esfuerzo, allí estaría, donde se me necesite”.

LuisLa determinación de Luis Tamayo Despaigne, Jefe de Brigada de Pailería de Refinación en la Refinería Hermanos Díaz, no es diferente. Con 41 años de trabajo lo mismo se desenvuelve en los hornos, las torres, los tambores, los intercambiadores u otros objetos de obra:

“Mi labor es inspeccionar todas las acciones. Si se va a realizar una línea de tubería, debo tener la información de la cantidad de materiales y de cómo se van a utilizar”. Esta responsabilidad la ejerció frente a 12 hombres en el muelle: “Cambiamos codos, reducidos, aseguramos la tubería que abastece la línea de agua contra incendios de la planta generadora y se restablecieron los hidrantes que se emplean cuando hay un accidente de este tipo para regar el líquido por varias salidas. Confeccionamos, montamos y soldamos; cambiamos tuberías en mal estado o en desuso”.

Además de estas entidades, los reconocimientos especiales para los trabajadores, fueron de igual manera para la Central Termoeléctrica Antonio Maceo (Renté), las empresas Eléctrica Provincial, la Constructora de Instalaciones Eléctricas, la de Mantenimiento a Centrales Eléctricas, la de Servicios Técnicos Industriales (Zeti), la de Servicios al Petróleo, la Unidad de Construcciones Militares, la de Recuperación de Materias Primas, la de Telecomunicaciones de Cuba, la de Transporte Cupet, el Puerto, GeoCuba, Tecnología de la Informática y la Automática, ENCOL Habana, Astilleros del Oriente y el Comando de Bombero # 2 de la Refinería Hermanos Díaz.

Ellos han honrado con su labor la solidaridad de un país hermano; han dignificado los esfuerzos de las autoridades por proveer de energía a nuestros hogares, pese al bloqueo y las carencias; ellos son la prueba fehaciente de que con empeño no hay imposibles.

  • Compartir:
0 Comment 685 Views
M.Sc. Milagros Alonso Pérez

Licenciada en Periodismo. Máster en Estudios de Lengua y Discursos. Graduada de los posgrados de Gestión, Redacción y Publicación de Artículos Científicos en Ciencias Sociales y Humanísticas y de Gestión de Redes Sociales. Profesora Instructora de la Universidad de Oriente. Periodista del Sierra Maestra.

Email This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

Escribir un Comentario

We use cookies to improve our website. Cookies used for the essential operation of this site have already been set. For more information visit our Cookie policy. I accept cookies from this site. Agree