Santiago de Cuba,

DECODIFICANDO familias

Solo en el mundo (…) hay espacio suficiente para él

14 June 2022 Escrito por 

Ernesto Guevara de la Serna, argentino de nacimiento, pero cubano de nacionalidad y voluntad. De una formación socialista, que incidiría en su proyección ideológica y decisiones personales futuras.

Desde pequeño su salud se vio afectada por padecer de asma. Sin embargo, esto a lo largo de su vida nunca lo detuvo. Desde la adolescencia escribe un diccionario de filosofía, y se muestra como un ávido lector. Formación constante que años después le facilitarían las herramientas para redactar artículos interesantes acerca de su patología, o de otros temas como la lepra, las alergias, y la nutrición.

Estudia Ciencias Médicas con la persistencia de un buen alumno. Recorre incansablemente su país, como un joven que desea demostrarse a sí mismo que toda práctica deportiva es realizable sin importar su condición, además de sus facetas como jugador de fútbol, ajedrez y rugby.

Su humanismo previo a la graduación como Doctor, se apreciaba en extendidas conversaciones con pacientes leprosos. De enfermero en barcos, clínicas y oficinas municipales, adquiere la práctica necesaria de una especialidad que complementa su profesión.

Sólo sus viajes por varias naciones de América Latina entronizan la teoría marxista, y muestran la verdad neocolonial de la región, la explotación del obrero, el dominio norteamericano y la miseria humana.

Durante su segundo tránsito por estas tierras, conoce su destino, en la causa de algunos cubanos moncadistas, seguidores del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz. En este tiempo asiste a la ofensiva contra el golpe de Estado proestadounidense en Guatemala, y lo hace despojado de toda idea y sentido de la honra que no fuese ya con Latinoamérica toda.

Su segundo encuentro con los patriotas de la Mayor de Las Antillas fue en México, siempre desempeñándose en su labor como médico. De sus impresiones del Líder Histórico de la Revolución Cubana expresó: “En realidad, después de la experiencia vivida a través de mis caminatas por toda Latinoamérica, no hacía falta mucho para incitarme a entrar en cualquier revolución contra un tirano, pero Fidel me impresionó como un hombre extraordinario”.

Desde la tierra azteca ya se aliaba a los planes de los integrantes del Movimiento 26 de Julio. Allí, en esa Nación, sufrió prisión y exposición como colaborador de la gesta contra Fulgencio Batista, pero fue testigo también de la amistad que lo hizo recuperar su libertad, y el amor del matrimonio. En el yate Granma comenzó la travesía hacia la lucha por la independencia y soberanía del país, que ya sentía suyo en la proximidad del mal tiempo durante la expedición.

¿Cuánto de crecimiento no adquiría en aquellas horas de prueba entre aguas, apartadas de los entrenamientos de la preparación militar previa? Desde su llegada a la Isla vivió el revés de Alegría de Pío, una pauta de armas y medicamentos, bandeando ambas responsabilidades con destreza.

En la Sierra Maestra se tuvo el encuentro de dos naturalezas de ímpetu, el Che y aquellas montañas. El argentino vivió momentos decisivos como la reunión en Cinco Palmas, el ataque al cuartel de La Plata, y Arroyo del Infierno. Luchar con sus compañeros, en pro de quienes no soñaban más allá del presente, y asistir las heridas del Ejército Rebelde, fueron sus principales encomiendas.

¿Cuánto no tuvo que crecerse aquel joven que sufría una afección respiratoria crónica, nacido con los cuidados de sus padres, y sin previa experiencia en estos términos de guerra? Muestra de esa estatura individual que iba adquiriendo, la tuvo en sus victorias y errores, y desde el Estado Mayor.

Se apoya en los campesinos de las localidades, quienes respaldan a su vez a Fidel. El enfrentamiento de El Uvero le exigió más de sí en el combate, y sus manos sanaron a soldados de ambos frentes de lucha, aliados y enemigos. Entre las filas educa, también, como si una vida al servicio de otros no fuese suficiente, y a su vez se aprende de Historia de Cuba en estas horas.  

Las anécdotas son una imagen vívida de Ernesto Guevara honrando en la memoria a Maceo y Martí, a todos los héroes y mártires de las luchas. Superado los primeros retos, innova con establecimientos de mini industrias para la guerra. De sus ideas nace la continuidad de El Cubano Libre con nuevos artículos redactados por él mismo como periodista, y la creación de la emisora Radio Rebelde.

Se destaca como Jefe de la Columna Invasora No.8 Ciro Redondo, y hacia Santa Clara camina con firmeza y victoria. Trasladado con posterioridad a la Fortaleza San Carlos de La Cabaña, está al frente como jefe militar, y en la capacitación del Ejército. Con el triunfo revolucionario, se dedica a varias asignaciones.

Frente al Departamento de Industrialización del Instituto Nacional de Reforma Agraria, preside el Banco Nacional de Cuba, la región de Occidente, se desempeña como Ministro de Industrias, dirige en el tránsito de las Organizaciones Revolucionarias Integradas al Partido, y al mando de la Junta Central de Planificación.

Los reconocimientos que les fueron conferidos como Médico Cubano Honorario, hijo adoptivo de Fomento y Cabaiguán y Doctor Honoris Causa en Pedagogía, hablan de la magnitud de su obra.

Estuvo en hechos decisivos durante los primeros años, como Playa Girón, la Crisis del Octubre, el inicio del bloqueo económico, comercial y financiero de los EEUU hacia Cuba, los sabotajes a puertos, y en este tiempo defiende con su vida y las armas siempre dispuestas, y con el impulso de obras macrosociales. Dígase del Sistema Presupuestario de Financiamiento, el trabajo voluntario, su filosofía de la productividad y la planificación, en su avidez como economista.

Su internacionalismo intrínseco lo hizo partícipe de la gesta en el Congo, y finalmente en Bolivia junto al Ejército de Liberación Nacional. Los textos de su autoría son invaluables, y contienen ideas acerca de la calidad en el trabajo, o la reflexión El socialismo y el hombre en Cuba. El diario del Che en Bolivia constituye otro documento que denuncia los crímenes del régimen boliviano, solapados por los Estados Unidos.

Del Che de igual forma se puede hablar en su visión como historiador, reflejado en Pasajes de la Guerra Revolucionaria, que registra exhaustivamente información acerca de la Guerra de Liberación Nacional.

El defensor de los derechos de los pueblos tercermundistas, cuya imagen ha sido reproducida, al igual que su ejemplo en varias generaciones de todo el mundo, cumpliría 94 años de nacido. Del lugar que ocupa en la actualidad y su legado, son vigentes las palabras de Fidel Castro Ruz, cuando expresó: “Solo en el mundo con el cual soñó, para el cual vivió y por el cual luchó hay espacio suficiente para él”.

  • Compartir:
0 Comment 1015 Views
M.Sc. Milagros Alonso Pérez

Licenciada en Periodismo. Máster en Estudios de Lengua y Discursos. Graduada de los posgrados de Gestión, Redacción y Publicación de Artículos Científicos en Ciencias Sociales y Humanísticas y de Gestión de Redes Sociales. Profesora Instructora de la Universidad de Oriente. Periodista del Sierra Maestra.

Email This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

Escribir un Comentario

Nacionales

Internacionales

Videos

We use cookies to improve our website. Cookies used for the essential operation of this site have already been set. For more information visit our Cookie policy. I accept cookies from this site. Agree