Santiago de Cuba,
×

Warning

JUser: :_load: Unable to load user with ID: 1323

La maestra rural

12 June 2022 Escrito por 
Niovis Espinosa, maestra rural, nativa del municipio de Guamá, que compartió su trayectoria con este medio de prensa

Niovis Espinosa se encontraba entre los directivos convocados a la reunión del sector educacional del poblado de Guamá, junto con otros profesores de los centros educativos de la zona.

En el local de la reunión, llegó el momento de exponer los resultados y compartir las experiencias, fue entonces cuando se escuchó decir en voz de esta profesora “ya son más de 20 años laborando en escuelas rurales, siempre recuerdo mis inicios en esta maravillosa profesión”.

A penas comenzaba a narrar su historia cuando un participante del intercambio preguntó, profe, me puede decir alguna de sus vivencias en las escuelas de zonas montañosas -esperando la respuesta expectante-.

Esta no se hizo esperar, “desde que concluí el noveno grado y obtuve la carrera de maestro primario, hasta llegar a la anhelada licenciatura en la enseñanza, muchas historias tocaron mi puerta.

“Durante los primeros años de trabajo, tuve la oportunidad de conocer varias escuelas primarias, recuerdo mi paso por la escuelita de Uvero o la “21 de septiembre” entre otras de las distintas localidades del municipio. A todas llegaba con el mismo fervor de enseñar”, aseveró la maestra.

Cuál fue el momento más importante de su vida como maestro rural - preguntó otro profesor– colega, todos y cada uno de los momentos fueron únicos.

“He de confesar que en mi experiencia aplicó muy bien aquello que dice la canción interpretada por Mercedes Sosa…uno siempre vuelve a los viejos sitios donde amó la vida… Y fue precisamente eso lo que marcó mi vida profesional, ser maestra de la misma escuelita rural donde cursé mis primeros estudios”.

Con los ojos llenos de alegría, Niovis evocó los años de profesora en aquel sitio, “siempre me gusta recordar esta historia de la escuela República de Vietnam, allí me formé,  en la comunidad de los Gallegos, a 4km de la carretera de Uvero.

“Fui una profesora con suerte, recordar mi infancia y mis años de estudiante mientras formaba a esos niños, fue sin duda un regalo. Pude aportar de lo que había aprendido, a los hijos y nietos de aquellas personas que me vieron crecer en mi comunidad.

“Largos años laboré en este lugar, recibiendo con amor y empatía a aquellos niños que asistían al aula, así como una vez me recibieron y me enseñaron.

“Aprendimos mutuamente, el entusiasmo de esos 15 estudiantes al llegar, compartir los libros y mirarme con júbilo, fue una experiencia en la que puse todo mi empeño, aquellos alumnos  literalmente crecían en su escuela rural”.

La educación y la instrucción de la que hablaba Niovis, no fue solo para los niños, sino también para las familias de esta comunidad. Se trataba de educación familiar.

“Se debatían temas sobre las relaciones parentales; la importancia de que entendiesen que no debían casarse  unos con otros, ignorando la consanguinidad familiar.

“Es bueno enfatizar que, para un niño que vive alejado de la ciudad, en un entorno de pocos recursos, la escuela es primordial, se vuelve el centro de su aprendizaje y desarrollo, así mismo pasa con la comunidad”, aseveró para sus interlocutores.

Desde la experiencia de esta maestra, cada problema que se manifiesta en la colectividad se consulta con el centro escolar en busca de apoyo. En las decisiones que se tomen, los profesores tienen un papel protagónico, desde el diagnóstico de las familias vulnerables, la caracterización de los niños y sobre todo a la hora de atenderlos.

Entre el paso por una escuela y otra, transcurrieron para Niovis 20 años practicando la honorable profesión de enseñar, aún más, en estas zonas donde la educación representa esperanza.

“Salir de las aulas y desempeñar nuevos roles en el año 2006 fue un nuevo desafío profesional, convirtiéndome en directora de la zona territorial número siete Río Grande. En un principio al frente de 10 escuelas, hoy con cinco, desde aquellos días permanezco en este quehacer que honra al magisterio”.

Las escuelas del litoral y las zonas montañosas a tres y cuatro kilómetros de la carretera, tienen como matrícula quizás, unos 37alumnos, pero ese es solo un número, la verdadera riqueza de estos sitios está en la superación de su gente y en el trabajo de educadores que como Niovis, hacen historias que inspiran.

  • Compartir:
0 Comment 691 Views

Email This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

Escribir un Comentario

We use cookies to improve our website. Cookies used for the essential operation of this site have already been set. For more information visit our Cookie policy. I accept cookies from this site. Agree