Santiago de Cuba,

Historia

Cuando la admiración y la entrega incondicional provienen de un patriota extranjero, esa consagración no tiene precio. Así puede resumirse el valor del nacido en República Dominicana Máximo Gómez Báez.

Los  cadáveres de los jóvenes caídos en combate o  asesinados en el Cuartel Moncada, inspiraron miedo a los esbirros de la tiranía. Para tratar de ocultar la barbarie de las torturas y los asesinatos, se propusieron hacer un entierro secreto que evitara, además, el conocimiento del pueblo sobre la ubicación de las sepulturas.

Los cubanos recuerdan hoy los aniversarios de los natalicios de Antonio Maceo (Santiago de Cuba, 1845) y de Ernesto Che Guevara (Rosario, Argentina, 1928) figuras que jugaron papeles decisivos en momentos de la historia de la isla.

Uno de los crímenes más repugnantes de la tiranía batistiana en Cuba, fue el relacionado con los hechos del 26 de julio de 1953, cometido contra decenas de jóvenes  asaltantes  ese día a los cuarteles Moncada, en Santiago de Cuba, y Carlos Manuel de Céspedes, en Bayamo.

José Martí había estudiado la esencia de la sociedad de Estados Unidos, sus desajustes e injusticias. Y por eso llega a la conclusión expresada. La publicó  en  el periódico Patria, el 19 de agosto de 1893, en artículo titulado: La crisis y el Partido Revolucionario Cubano

El artículo – breve – en el cual José Martí proclamó este pensamiento, con el título: Las guerras civiles en Sudamérica, fue publicado en el periódico  Patria el  22 de septiembre de 1894. 

“¿Qué, te parece buena?”  “Creo que sí, a primera vista” La interrogante fue hecha por el joven revolucionario Fidel Castro Ruz; la respuesta pertenece al también  joven Ernesto Tizol. Tras el diálogo, la entonces Villa Blanca, que se comenzó a construir en 1945, pasaría de casa campestre de recreo a cuartel general de los combatientes que el 26 de julio de 1953 asaltaron el Cuartel Moncada, entonces segunda fortaleza militar del país.

En una respuesta a su “amigo generoso de Santiago de Cuba” Enrique Trujillo, fechada en octubre de 1889, expresa José Martí este pensamiento. El objetivo está explícito: “Cuanto quiera de mí le he de dar, si eso le ayuda a la idea noble de ponerle lápida a la calle de Heredia”.

En este principio  martiano, está plasmada la concepción suya sobre lo que debería ser Cuba después de vencer al colonialismo español. Está pensando en la nueva república. Y el escrito tiene lugar la víspera del desembarco, junto a Gómez y otros patriotas, en suelo cubano, para  dirigir  la guerra necesaria.

Este 28 de mayo se conmemoran 65 años del Combate de El Uvero

A la mayoría de edad arribó el Ejército Rebelde aquel 28 de mayo de 1957, convicción que mantuvo Ernesto Che Guevara y que revive en cada palabra que expuso cuando reseñó la toma del Cuartel de El Uvero.

We use cookies to improve our website. Cookies used for the essential operation of this site have already been set. For more information visit our Cookie policy. I accept cookies from this site. Agree