Santiago de Cuba,

Cuando lo más preciado está en riesgo

18 February 2024 Escrito por 

El bajo peso al nacer puede generar complicaciones que conducen a la muerte de un bebé. Durante 2023, en Santiago de Cuba nacieron 915 niños con tal condición (por debajo de 2 500 gramos). Este fue uno de los factores que más incidió en la mortalidad infantil, cuya tasa, de 7.9 por cada 1000 nacidos vivos, presentó una disminución importante respecto a 2022, pero no se corresponde con el propósito para este indicador.

Se trata de un problema que pone en riesgo lo más preciado para las familias y la sociedad, ocasiona gastos considerables al sistema de Salud y compromete el futuro de un territorio donde crece el envejecimiento poblacional y decrece la natalidad.

draDaritza

“La provincia registró el mayor índice de bajo peso al nacer del país en 2023. Este es uno de los principales factores asociados a la mortalidad, pues se trata de neonatos y lactantes que son más vulnerables a las enfermedades, y por tanto tienen mayor probabilidad de morir. Por eso, es tan importante reducir el índice de bajo peso al nacer”, señaló la doctora Daritza Rodríguez Olivares, jefa del Programa de Atención Materno Infantil (Pami) en la provincia.

Mientras en el resto de la Isla, la causa que más influyó en el aumento del índice de bajo peso al nacer fue el parto pre término (antes de las 37 semanas de gestación), aquí la causa más frecuente fue la restricción del crecimiento intrauterino, más conocido como CIUR.

“Son niños que en su desarrollo fetal no expresan toda la potencialidad genética de crecimiento; por tanto no ganan el peso adecuado para el tiempo de embarazo que la madre tiene al momento del parto.

“Esta condición se diagnostica durante el embarazo y se realiza el seguimiento para definir el momento de finalizar la gestación para salvar la vida del feto. De ahí que estos niños suelen presentar la morbilidad asociada al bajo peso y a la prematuridad, que van desde la enfermedad de la membrana hialina -síndrome de dificultad respiratoria por la inmadurez de los pulmones-, hasta complicaciones hemorrágicas y digestivas”, explicó Rodríguez Olivares.

La atención médica prenatal, la prioridad que se otorga al Pami en esta provincia y la alta preparación de los profesionales del Hospital General Dr. Juan Bruno Zayas, centro de referencia para la atención a los neonatos con peso inferior a 1500 gramos, fueron factores decisivos para lograr una alta supervivencia de los bebés.

“Aquí se ingresan a las gestantes con riesgo de parto pretérmino y otras complicaciones. Por eso durante 2023 tuvimos un índice bastante elevado de prematuridad. Sin embargo, logramos una supervivencia del 97% en el menor de 1500 gramos”, puntualizó el doctor Jorge Carlos Moreno Borrero, jefe del servicio de Neonatología de esa institución.

Un componente esencial es la alta preparación del equipo de médicos y enfermeras, avalada por la formación como especialistas, másteres y la capacitación sistemática para afrontar las complejidades de la atención a la morbilidad del recién nacido.

A ellos les corresponde salvar el producto de la gestación cuando en el transcurso de la atención prenatal no se ha logrado controlar factores que amenazan la vida del bebé.

El arte de salvar

En prever, como afirmó Martí, está todo el arte de salvar. Por eso, con apoyo gubernamental, Salud Pública encabeza la lucha contra los factores que conducen al parto pretérmino y el bajo peso al nacer.

El consumo de alcohol, el tabaco y otras drogas; la nutrición deficiente, la anemia, el embarazo múltiple y las enfermedades crónicas no compensadas de la gestante, pueden condicionar anomalías en el desarrollo fetal y la prematuridad.

De ahí la importancia de identificar antes de la concepción las condiciones biológicas, psicológicas y sociales de la mujer; y modificar todo lo que pueda atentar contra su salud y la de su hijo.

“Después de que la mujer se embaraza, y ha sido clasificada previamente, comienza un seguimiento que incluye un sinnúmero de consultas que hay que realizar para la prevención desde la captación del embarazo.

“La familia juega un rol fundamental en la prevención del bajo peso y del parto pretérmino. Debe contribuir a que la gestante asista a sus consultas, se realice todos los estudios y cumpla los tratamientos y recomendaciones médicas, incluyendo el ingreso en el hogar materno, si es indicado”, aseveró la doctora María del Carmen Calzado Alcolea, responsable de Atención Primaria de Salud en la provincia.

Para el Pami es primordial mejorar la respuesta del sistema de Salud a los condicionantes del bajo peso al nacer. Por eso, actualmente se realiza la evaluación integral de las embarazadas, que ha comenzado por la cabecera provincial, Songo-La Maya y San Luis e irá avanzando hacia otros municipios.

“En este proceso se incluyen todas las gestantes y los lactantes para evaluar su condición de salud, no solo desde el punto de vida biológico sino también desde el punto de vista social. En esta evaluación participan ginecobstetras, pediatras y especialistas en Medicina General Integral con diplomado en Ginecobstetricia y Pediatría. La intención es que las gestantes y los niños que lo requieran puedan ser remitidos oportunamente a otras especialidades médicas y, si es necesario, se les ingrese en hogares maternos u hospitales para una mejor atención a su patología”, informó la experta.

Además, ampliar las capacidades de los hogares maternos es otra prioridad en la que se ha avanzado, como explica Rodríguez Olivares.

“Una de las medidas más importantes ha sido el incremento de las camas en los hogares maternos. Durante 2023 se abrieron hogares en Tercer Frente, San Luis, Guamá y en el municipio cabecera se continúa trabajando para incrementar las capacidades”.

Hoy Santiago de Cuba cuenta con 17 hogares maternos, lo que totaliza 500 camas para brindar una atención médica integral a las gestantes con riesgo. Sin embargo, no siempre las pacientes aceptan el ingreso. De hecho, algunas se van de la instalación sin el alta médica.

evaluacion a lactantes

Más allá de las acciones que desarrolla Salud con el acompañamiento del Partido y el Gobierno en la provincia, urge involucrar más a otros organismos e instituciones, en correspondencia con las direcciones de trabajo establecidas por la Asamblea Nacional del Poder Popular y a las que las máximas autoridades cubanas confieren especial atención.

Sobre este tema volveremos próximamente porque, si bien Salud Pública tiene que seguir profundizando en la atención a las gestantes en las comunidades y en las unidades asistenciales; y ver la calidad de los servicios médicos en estrecha relación con el confort, la higiene y la elaboración adecuada de los alimentos en los hospitales y hogares maternos, esta batalla no es responsabilidad exclusiva del sector.

Urge fortalecer el trabajo intersectorial para que sean realmente efectivas las estrategias trazadas a nivel municipal y provincial. En los consejos populares tienen que articularse las organizaciones políticas y de masas, las unidades productivas, los proyectos culturales y deportivos, los emprendimientos, y otros actores sociales para aportar al propósito de lograr madres y bebés sanos.

  • Compartir:
0 Comment 575 Views
Indira Ferrer Alonso

Email This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

Escribir un Comentario

We use cookies to improve our website. Cookies used for the essential operation of this site have already been set. For more information visit our Cookie policy. I accept cookies from this site. Agree