Santiago de Cuba,

Fumar es una forma de dañar a los hijos

31 May 2022 Escrito por 
Fumar durante el embarazo puede matar al feto o causar serios problemas de salud

Si quieres tener un bebé y fumas, lo mejor es dejar de hacerlo antes de quedar embarazada; pero si ya lo estás, entonces, tienes que parar porque la nicotina puede causarles graves problemas a ti y a tu futuro bebé.

La adicción al tabaco puede ocasionar nacimiento prematuro, bajo peso al nacer, malformaciones congénitas y hemorragias, entre otras afecciones.

Algunos estudios demuestran que con cada cigarrillo el riego sanguíneo a través de la placenta disminuye durante un cuarto de hora y aumentan los latidos fetales. A la  vez, disminuye el oxígeno que llega al feto y se afecta su crecimiento. Se estima que los hijos de mujeres que fumaron durante toda la gestación pesan unos 200 gramos menos al nacer.

Pero los problemas asociados a la adicción tabáquica van más allá: el humo dificulta el desarrollo de los pulmones; por lo que los hijos de madres fumadoras tiene altas probabilidades de presentar  enfermedades respiratorias -agudas y crónicas-, asma, alergias y otitis.

Por otra parte, la ciencia ha hallado un nexo entre el consumo de nicotina durante el embarazo y la aparición de ciertos tipos de tumores malignos en el transcurso de la infancia y la adolescencia en localizaciones como riñón y vejiga; así como el labio leporino y paladar hendido, una malformación congénita  cuyo riesgo aumenta si la gestante tiene una predisposición genética a transmitirla

En cuanto a las malformaciones congénitas, fumar durante la gravidez incrementa el riesgo de labio leporino y paladar hendido en el bebé cuando la madre tiene una predisposición genética a trasmitirlo. Además, los hijos de madres que fumaron durante el embarazo tienen un riesgo mayor de padecer en el futuro ciertos tipos de cáncer, como los de riñones y vejiga.

El cigarro acarrea peligros como la muerte súbita del lactante o el fallecimiento del feto por desprendimiento de la placenta. Un artículo del ginecólogo español Antón Millet sostiene que el 25% de los niños que nacen muertos y el 20% de las muertes súbitas se evitarían si la madre dejara el tabaco antes de la semana 16 de gestación.

La alimentación es otra esfera que puede afectarse más cuando la madre fuma. Según la pediatra Magali Giraudi Kindelán, responsable provincial de Lactancia Materna en el Programa de Atención Materno Infantil, las madres fumadoras son menos propensas a amamantar, tienen menos leche y esta contiene menos grasa que la de una mujer no fumadora.

Además, algunas madres dejan de comprar suficientes alimentos para ellas y sus hijos porque necesitan costear un hábito tan nocivo como costoso.

Retardo mental y del crecimiento, defectos congénicos del aparato cardiovascular, trastornos por déficit de atención, aborto y muchos otros problemas pueden evitarse si se pone el amor a lo hijos en primer lugar. Dejar de fumar no debe ser solo una opción, es una manera de cuidar el futuro. Y en esto tienen responsabilidad todos los miembros de la familia, especialmente los que conviven con la futura madre.

Aunque nos hemos referido a los riesgos que corren los hijos de gestantes con esta adicción, también es importante señalar que la exposición al humo de tabaco ajeno es altamente perjudicial y también acrecienta los peligros que hemos descrito.

Lo mejor siempre será no fumar ni permitir que nadie lo haga cerca de las embarazadas o los niños. 

  • Compartir:
0 Comment 955 Views
Indira Ferrer Alonso

Email This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

Escribir un Comentario

We use cookies to improve our website. Cookies used for the essential operation of this site have already been set. For more information visit our Cookie policy. I accept cookies from this site. Agree