Santiago de Cuba,

Sandy: Una experiencia que nadie quiere volver a vivir

25 October 2023 Escrito por 

Han transcurrido 11 años del paso del huracán Sandy por Santiago de Cuba. En la memoria quedan los recuerdos de esa “larga noche”, parafraseando el título del libro compilado por el colega Reinaldo Cedeño, La Noche Más Larga, con vivencias de esos días.

Del texto tomé algunas ideas que demuestran lo ocurrido, en una urbe donde se había trabajado duro para saludar el 500 aniversario de la fundación de la Villa y que en pocas horas tanto esfuerzo quedó reducido a ruinas.

‘Sandy’ tocó tierra el miércoles 25 de octubre de 2012, a la 1:25 de la madrugada, cerca de Mar Verde, según el Centro de Pronósticos del Instituto de Meteorología, con categoría tres y vientos máximos sostenidos de 185 km/h considerado el más devastador de la última centuria.

Un viaje de retorno
Para muchos, incluyendo a los medios de comunicación y sus periodistas, fueron días de ardua labor, no había límite de horario ni tiempo para pensar en acomodos y asuntos personales.

Ese día salimos de casa como de costumbre para el trabajo sin tener conciencia de la magnitud de lo que se avecinaba y el reto posterior para mantener informado al pueblo.

Algunos acompañamos a la dirección del Partido y el Gobierno en el Consejo de Defensa, junto a los directivos provinciales, otros se mantuvieron en sus puestos.
En este “viaje imaginario” reseño las palabras del Héroe del Trabajo y primer secretario del Partido en ese momento, Lázaro Expósito Canto, cuando expresó: “A Santiago le va a dar un planazo bien duro (…) yo les pido a mis compatriotas, a mi pueblo, que cuiden su vida”…

“‘Sandy’ no es una madrugada ni un nombre (…) es un mosaico de historias contadas” y por contar, el que también estuvo rodeado de leyendas y de la sabiduría popular, refiere el texto compilado por Reinaldo Cedeño.

Fue muy intensa la noche, mucho estrés, el ir y venir de los decisores dando orientaciones, en las que siempre se enfatizó en la protección de la población.

Vimos a los miembros de la Cruz Roja cubana -muchos muy jóvenes, arriesgando la vida para salvar la de sus compatriotas-, trasladando a personas que en un primer momento no se quisieron evacuar. Imposible olvidar los nueve fallecidos en la provincia.

‘Sandy’ fue un verdadero demonio, lo que se veía por doquier era destrozo. Con el alba, una llamada telefónica, del General de Ejército Raúl Castro con un mensaje alentador para los santiagueros.

En pocos días Raúl, como nos tienen acostumbrados nuestros dirigentes, llegó al territorio, y recordamos que expresó; (…) “hasta que no llegue la luz me quedo aquí, (…) Santiago conmueve, parece una ciudad bombardeada”.

Anécdotas para la historia
Nada mejor que el tiempo para recurrir a las historias y recordar a la doctora que cruzó a nado desde Ciudamar hasta Cayo Granma para atender a sus pacientes.

Los recorridos por la provincia, los peligros vividos; hubo un día que quedamos varados en las inmediaciones del río Baconao. Tuvimos que superar el miedo y montarnos en un yate, cruzar la bahía y llegar a Cayo Granma y Caracoles con el mar embravecido por el mal tiempo. Ver el dolor de quienes lo habían perdido todo. Escuchar la anécdota de un padre que logró arrebatarle al mar a su pequeña.

Con el paso de los días compañeros de labor comentábamos lo vivido, la suerte de que no nos pasó nada, y las muchas veces que Olga, la directora del periódico Sierra Maestra -con desespero y temor- nos decía, “no se pongan cerca de los ventanales, entren, no salgan, es un peligro, el viento puede arrancarlas -casi todas de cristal-”.

No estuvimos exentos de situaciones familiares. Cuando el “león” comenzó a rugir pude hacerle una última llamada a mi hija para saber cómo estaban: -“no te preocupes todo bien, cuídate tú”.

Nunca imaginé que ya la casa de mi hermana había perdido todos los ventanales, y que con su cuerpo les hacían fuerza a la puerta de la casa para que no se la llevara”.

Aún queda por decir de esas trágicas horas, pero también hubo mucha esperanza desde los primeros momentos.

Después de esa terrible noche le preguntamos al Secretario del Partido: ¿Y ahora qué vamos a hacer? A lo que respondió: “Nos vamos para la calle a trabajar, verás que vamos a levantar a Santiago en poco tiempo, y va a quedar más lindo y con mejores cosas que las que habíamos hecho ya”.

La ayuda no se hizo esperar
Compatriotas de todo el país llegaron a brindar sus manos solidarias. Igualmente, vinieron hermanos de otros países, los que unidos ayudaron a levantar a Santiago.
Reconocemos que el peligro lo vivimos todos en carne propia, y que Lázaro Expósito Canto y Reinaldo García Zapata, primer secretario del Partido y presidente de la Asamblea Provincial del Poder Popular en esa etapa, junto a directivos y el pueblo, lograron que Santiago de Cuba luciera sus mejores galas en su cumpleaños 500, en 2015.

Luego de 11 años aún quedan huellas sin sanar, sobre todo en la vivienda, por lo que es una prioridad de las autoridades de la provincia, encabezadas por José Ramón Monteagudo Ruíz y Beatriz Johnson Urrutia, enfrentar las limitaciones de recursos e ir solucionando paulatinamente los casos pendientes y fomentar el fondo habitacional del territorio.

  • Compartir:
0 Comment 1172 Views
Angela Santiesteban Blanco

Email This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

Escribir un Comentario

We use cookies to improve our website. Cookies used for the essential operation of this site have already been set. For more information visit our Cookie policy. I accept cookies from this site. Agree