Santiago de Cuba,

“Todavía me siento parte del servicio bancario”

22 September 2023 Escrito por 
De la autora

Hay sitios donde nuestro ímpetu se queda por siempre; lugares que fraguaron la juventud en las cualidades de la laboriosidad, el sentido de pertenencia y la incondicionalidad. Ese espacio para Zenaida Jiménez Callís es el Banco Popular de Ahorro, de quien fue su trabajadora desde la fundación -el 18 de mayo de 1983- hasta el año 2010.

A cuatro décadas de ese amor a primera vista, nos cuenta su historia: “La tecnología en ese entonces era manual, desde las máquinas de escribir, sumar, no existían las computadoras. Pasábamos horas en ocasiones realizando operaciones sin calculadora.

Primero ejercí como Auxiliar B de Contabilidad, en una sucursal. Luego en la Dirección Provincial como Auxiliar A en igual especialidad, a partir del año 1979 desde el Departamento de Ahorro.

“Esta es una profesión que te exige superarte constantemente, de ahí que comenzase a estudiar de nuevo, y de obrero me gradué como Técnico de nivel Medio en Finanzas. En la primera oportunidad que tuve me trasladé al Departamento de Organización a laborar como Racionalizadora hasta el año 1995.

“Con porterioridad dirigí el área de Contabilidad en la sucursal de Enramadas y Corona y más tarde estuve de apoyo en el departamento Comercial y de Caja hasta el 2000, cuando me traslado al Centro Provincial Distribuidor de Efectivo, como Gerente en Contabilidad; una tarea de mucha responsabilidad”.

Quizás por desconocimiento, hay quien no se imagina la complejidad y trascendencia de las funciones de Zenaida, quien relata que habían jornadas que les exigía estar allí desde las 7:00 a.m., como el día de pagos de jubilados. Lo mismo se podía atender trámites de traspaso de derecho, problemas de vivienda, seguridad social, atención a los cajeros y fondo operativo.

“Es arduo y muy sacrificado, eran semanas de mucho ajetreo en las cuales no se estaba en pocas funciones y no se escatimaban esfuerzos. Para tratar con el público es imprescindible ponerse en el lugar del cliente”, y esto último continúa como una regla de vida para ella. El trato amable y la perseverancia siguen enriqueciendo su temperamento.

Pero no está sola, considera que su colectivo es único, del cual preserva el respeto, la admiración y los buenos recuerdos, esos que se atesoran como algo invaluable: “todavía me siento parte del servicio bancario; vivo orgullosa de mi trabajo”.

  • Compartir:
0 Comment 1700 Views
M.Sc. Milagros Alonso Pérez

Licenciada en Periodismo. Máster en Estudios de Lengua y Discursos. Graduada de los posgrados de Gestión, Redacción y Publicación de Artículos Científicos en Ciencias Sociales y Humanísticas y de Gestión de Redes Sociales. Profesora Instructora de la Universidad de Oriente. Periodista del Sierra Maestra.

Email This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

Escribir un Comentario

We use cookies to improve our website. Cookies used for the essential operation of this site have already been set. For more information visit our Cookie policy. I accept cookies from this site. Agree