Santiago de Cuba,

DECODIFICANDO familias

¡Alertas! Mirando al Mar

20 October 2022 Escrito por 
Fotos: de la autora

En las costas de Aserradero, en el municipio de Guamá, el día a día transcurre en una vigilia constante, que custodia hasta las variaciones de la marea.

“Tenemos que estar activos para que no penetren recalos de droga, principalmente en los meses de mayo a septiembre porque suelen llegar con el sargazo, un tipo de alga marina que forma una masa grande”, explica a Sierra Maestra el pescador Sarbelio González Salgado.

De sus 65 años, lleva 53 como miembro del destacamento Mirando al Mar Carlos Manuel de Céspedes. Al igual que gran parte de su familia, se desempeña voluntariamente no solo para prevenir que la droga proveniente del exterior llegue al país, sino para evitar posibles infiltraciones de personas al territorio nacional y salidas ilegales.

Con la seguridad de quien cumple con un deber social, hace a un lado sus otras responsabilidades y zarpa cada día “en recorridos autorizados por las Tropas Guardafronteras. Esta es un zona de referencia, por eso en el verano -cuando hay más personas en la playa- estamos aún más vigilantes”, asegura que el pasado mes, encontró una paca de marihuana durante su labor.

“El procedimiento es no tocarla y comunicarnos con las autoridades; si estas lo autorizan porque se corre el riesgo de perderla de vista a causa de las fuertes corrientes marinas, se sube a bordo; hay que hacerle una foto primero. En cuanto llegamos a tierra ya nos están esperando las fuerzas pertinentes”, esclarece.

Desde Manuelica hasta Peñas Altas, en una extensión de aproximadamente siete km, los 45 integrantes del destacamento tienen una guerra abierta contra este flagelo. 20 pescadores buscan posibles recalos en alta mar, 20 lo hacen en las costas y cinco pesquisan las montañas.

“Preservamos el área hasta la Sierra Maestra. Trabajamos mediante enlaces, bajo viento y marea, en cada lugar tenemos colaboradores con su representante”, recalca Odiza González Salgado, jefa del destacamento y hermana de Sarbelio. Incansable, ella combina su quehacer en la finca familiar con esta tarea que -insiste- es un orgullo, porque resguarda el bienestar de su pueblo.

Odiza González ha dedicado su vida a la protección de las costas

“No pudiera decir cuánta droga hemos encontrado. Imagínese, desde los 12 años estoy dirigiendo porque mi padre y mi hermana vieron que tenía la preparación, y ellos que en aquel entonces estaban al frente, ya eran mayores. He preparado a otros miembros, jóvenes que son el relevo”, expresa hoy a sus 58 años, y reconoce que la educación a las personas de la comunidad es indispensable para enfrentar estas situaciones.

“Por aquí nunca ha entrado droga, la gente la entrega, eso habla de los valores que tienen. Por supuesto, imparto clases sobre lo que provoca al organismo y también el daño que le hace al país; principalmente las reciben niños como parte de los dos Círculos de Interés que tenemos, vinculados a las escuelas primaria y secundaria básica”, sostiene.

Una labor decisiva

“La lancha ya había entrado otras veces, gracias a los colaboradores que facilitaron información, las Tropas Guardafronteras realizaron un gran operativo y todo salió perfecto”, Yarisel Martínez González, política de este destacamento narra hechos recientemente ocurridos.

Como sus tíos Odiza y Sarbelio, también enaltece la encomienda que llevan a cabo las 14 estructuras de este tipo que radican en el municipio de Guamá. Con un total de 53 en la provincia, protegiendo un litoral de más de 150 km, Santiago de Cuba es la que mayor número de destacamentos posee en el país.

“En este año han jugado un papel protagónico. Por el gran trabajo que realizan, se merecen no solo el reconocimiento moral de los Comités de Defensa de la Revolución (CDR) sino de todas las organizaciones políticas y de masas e instituciones del Gobierno”, constata Alexis Guzmán Castañeda, miembro del Secretariado Provincial de los CDR, en la esfera de vigilancia y prevención ideológica.

Junto al destacamento de Aserradero -enfatiza Guzmán- el de Baconao, Uvero y La Plata, mantienen una labor significativa, contribuyendo al cumplimiento de la política del país de tolerancia cero a las drogas. Son héroes anónimos, que aún en las circunstancias individuales más difíciles, priorizan la seguridad colectiva.

  • Compartir:
0 Comment 873 Views
Irma Rivera Sánchez

Email This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

Escribir un Comentario

Nacionales

Internacionales

Videos

We use cookies to improve our website. Cookies used for the essential operation of this site have already been set. For more information visit our Cookie policy. I accept cookies from this site. Agree