Santiago de Cuba,

Código de las Familias

“Esta va a ser una Ley, además de necesaria, digna y construida por los cubanos”, valoró el Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista y presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, al referirse al nuevo Código de las Familias que se ha venido trabajando en el país desde hace varios meses.

Somos siete en el hogar. Diferentes edades generacionales, distintos caracteres, formas de ver la vida. En espacios pequeños dando tropezones, pidiendo el último para ir al baño y acoplando nuestras rutinas.

Siempre que se pone en práctica una nueva Carta Magna, se produce una revolución en las leyes, decretos, resoluciones, normas…que rigen en la sociedad, pues deben acogerse a lo que estipula la constitución, como sucede con el proyecto de Código de las Familias.

Ella me cuenta que su padre, acogió a sus hermanos como propios desde el mismo día en que asumió para toda la vida una relación con su mamá; y que incluso, son muy pocos los que conocen que a ellos los une un lazo de amor no consanguíneo.

Ricardo y Laura crecieron sin el amor de su padre Iván. Sus progenitores se separaron desde que ellos eran pequeños y, si algún que otro mes mandaba la pensión de los niños, era porque la madre le recordaba el dinero. ¡Qué incómodo tener que pedir lo que toca por obligación!

Con una participación superior al 80 por ciento (%) de asistencia en barrios, comunidades y centros laborales y de estudios avanza la consulta popular del Proyecto del Código de las Familias en Santiago de Cuba, iniciada en febrero último en todo el país.

Laura tiene 14 años, cuando cambió de enseñanza primaria a secundaria, sus padres decidieron recompensar el esfuerzo y buenas calificaciones regalándole un celular. El inmenso entorno de las redes sociales sumergió a la niña en un ambiente que ella misma describe como “paralelo”.

El Proyecto de Ley Código de las Familias que hoy se debate en nuestras comunidades constituye, una vez más, el reflejo de una sociedad de principios de igualdad, equidad, inclusión, diversidad y justicia social.

En el Derecho romano, la ‘patria potestad’ manifestaba la dominación del pater, jefe de la familia, sobre sus hijos, a quienes podía vender como posesiones e incluso ocasionarles la muerte. Es una institución jurídica que si bien ha evolucionado en su contenido, aún se asocia con aquellas relaciones paterno-filiales impositivas.

Como una oportunidad crucial para conocer, discutir, proponer, modificar, discernir e incluso no coincidir con algo de lo propuesto en el actual Proyecto de Código de las Familias, se erigen las reuniones de consulta popular que por estos días tienen lugar en cada barrio santiaguero.

We use cookies to improve our website. Cookies used for the essential operation of this site have already been set. For more information visit our Cookie policy. I accept cookies from this site. Agree