Print this page

Para evitar lo peor

04 August 2022 Escrito por 

Las lluvias y las altas temperaturas del verano propician una mayor reproducción del Aedes aegypti, lo que incrementa los casos de arbovirosis en esta etapa. Sin embargo, hace muchos años que no existía tanto peligro como ahora, que las cuatro cepas del virus del dengue circulan en el país y aumenta el riesgo de contraer la enfermedad en su forma grave.

A juicio de Alfredo Cintra Guerra, responsable de Vigilancia y lucha antivectorial en Santiago de Cuba, la provincia muestra una situación preocupante por la elevada proliferación del vector. Para que se tenga una idea: el índice de infestación al cierre de julio es de 0.8, muy por encima del valor de bajo riesgo para el indicador, que es 0.05.

Según el experto, en el ciclo que hoy concluye se han detectado más de 3 400 focos del vector, en consecuencia, se registra un incremento de casos sospechosos de la enfermedad en todos los municipios; siendo Contramaestre, Mella y la cabecera provincial los más afectados.

Aunque las autoridades sanitarias creen que la cifra real de enfermos es superior, se reporta un promedio de 100 atenciones médicas diarias por síndrome febril inespecífico; y al menos el 30% de las muestras analizadas en el laboratorio resultan reactivas, para una tasa de incidencia de 29.2 por 100 000 habitantes.

Ante esta realidad, es muy importante estar alertas y acudir al médico ante síntomas como la fiebre, malestar general, náuseas y vómitos, manchas rojas en la piel, sangrado de la nariz y las encías, así como dolor en los músculos y articulaciones, de cabeza y detrás de los ojos. Al respecto, el especialista enfatizó en que la llegada oportuna de los pacientes a los servicios de Salud puede marcar una gran diferencia en la evolución posterior.

Mientras más temprano inicie el tratamiento y la vigilancia clínica de los enfermos, mayores son las posibilidades de cursar la infección sin complicaciones que puedan generar un cuadro crítico o la muerte.

Las personas que contraen el dengue en su forma clásica pueden sufrir shock circulatorio, hemorragia digestiva y deterioro de órganos vitales, como el hígado, el corazón y el sistema nervioso central. Según la Organización Mundial de la Salud, a diferencia de lo que ocurre con el dengue clásico (cuya mortalidad es muy baja), la enfermedad grave causa la muerte en el 10% de los casos, cuando no existe atención médica oportuna. Sin embargo, la identificación temprana de los casos permite iniciar rápidamente el tratamiento, con lo cual la tasa de mortalidad por dengue grave se reduce a menos del 1%. Por eso, no se puede perder tiempo en casa. Las familias tienen que saber que el riesgo es real y que los niños son muy vulnerables, afirmó.

Cintra Guerra hizo un llamado a extremar el cumplimiento de normas de prevención como el tapado de los depósitos de agua para impedir la entrada de mosquitos; la aplicación y conservación de peces para el control biológico y el cepillado frecuente de las paredes de los tanques bajos, los bebederos de animales y otras vasijas donde se almacene el preciado líquido para desprender los huevecillos que puedan existir. Estas acciones son fundamentales porque más del 80% de los focos se han encontrado en tanques bajos dentro de las viviendas.

Hay que hacer el autofocal familiar y laboral para eliminar todo lo que pueda convertirse en criadero de mosquito: guardar bajo techo y bocabajo botellas u otros recipientes útiles mientras no se estén utilizando; enterrar neumáticos viejos; sanear patios, azoteas y los alrededores de las viviendas; chapear áreas enyerbadas; y no arrojar desechos sólidos en la vía pública, que cuando llueve acumulan agua y generan focos de Aedes aegypti, recomendó el experto.

Como parte de la estrategia de la provincia para dar respuesta a este problema sanitario, la lucha antivectorial se concentra en el bloqueo de casos, el tratamiento focal con cobertura de abate para las demarcaciones de mayor complejidad y la utilización de peces para el control biológico en depósitos de agua.

Cintra Guerra explicó que al detectar un paciente con sospecha de la enfermedad se realiza la fumigación de la vivienda infectada y de las aledañas. Esta labor se hace en medio de grandes limitaciones con los recursos, por tanto, para asegurar su efectividad es indispensable la colaboración de la población.

  • Compartir:
0 Comment 695 Views
Indira Ferrer Alonso

Email This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

Más artículos de este autor: Indira Ferrer Alonso

We use cookies to improve our website. Cookies used for the essential operation of this site have already been set. For more information visit our Cookie policy. I accept cookies from this site. Agree