Santiago de Cuba,

Fidel es de esos hombres que nunca se olvidan

26 November 2022 Escrito por 

Sus ojos se llenan de brillo y, palabra por palabra, me cuenta su primera conversación con el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz. Sus años que ya suman 89 pueden dar al traste con algún que otro recuerdo; sin embargo, la seguridad de sus palabras y la emoción son sus mayores testigos de ese encuentro.

En la sala de su casa se distingue un cuadro con una fotografía: “grande”, como aquel que vestía siempre el uniforme verde olivo y que sobresalía en la imagen.

 “Miguel, me sorprende cómo usted recuerda cada detalle de aquel suceso”-  le dije, “Fidel marcó mi vida y siento orgullo de haber tenido el privilegio de conocerlo”, aseveró.

Este humilde hombre nombrado Miguel Gerónimo González González, es médico veterinario y estuvo muy ligado al desarrollo agrícola del país, siendo fundador de este sector y por sus resultados en 1977 fue enviado a una misión en Yemen, para contribuir al desarrollo alimenticio de esa nación.

Estando en Yemen, Fidel fue de visita, y citado anteriormente por el embajador de Cuba, participó en el recibimiento al Comandante en Jefe, junto a otros cubanos que también estaban allí.
“Ese fue mi primer encuentro con Fidel, de cerquita a cerquita como decimos nosotros, pude dialogar directamente con él y como era de costumbre en las conversaciones del Comandante, me hizo un sinnúmero de preguntas sobre cómo iba el proceso agrícola de ese territorio, comentó.

“Se interesó por la tecnología que se utilizaba, por los animales que se criaban, las razas, las gallinas, las vacas y todo lo que estuviera relacionado con ese asunto, pero también me preguntó por nuestras condiciones y si teníamos algún problema”, expresó.

González no solo tuvo la oportunidad de compartir con este gran líder en tierras lejanas sino que también fue invitado a participar en el recorrido que posteriormente hiciera por esa nación, y de cuyas memorias quedan hoy las fotos.

La misión terminó con éxitos y cuenta que mucho ayudaron los especialistas cubanos al desarrollo agrícola de Yemen.

Por azares de la vida, tuvo un segundo encuentro con Fidel, esta vez en Santiago de Cuba cuando, como Director Provincial de la Empresa Porcina, le inauguró en 1988 el primer Integral Porcino en las provincias orientales, en Yarayabo, Palma Soriano.

“Recuerdo que Esteban Lazo Hernández lo acompañó en el recorrido, me dio la mano y me pidió que le enseñara la instalación y enseguida ahí mismo comenzó a interesarse por cada detalle de la producción, me preguntó de genética porcina, por los alimentos nutricionales, por el manejo, por el agua y de dónde provenía su abastecimiento y de todo lo concerniente a este asunto, demostrando total dominio de la actividad porcina”, puntualizó González.

“Pero al final una de las cosas que más me impactó fue cuando dijo, con su mano en mi hombro y la mirada fija en mis ojos: lo más importante es producir bastante para alimentar al pueblo. Pensar siempre en el bienestar de los cubanos fue algo que caracterizó a nuestro líder revolucionario.

“Al final casi de la visita y antes de marcharse le digo: Comandante en Jefe, esta es la segunda vez que yo tengo el honor de estar con usted, compartiendo con usted. Y me dice: ¿Cuándo fue la otra?, le respondo: en Yemen, y me dice: Ahh ya te recuerdo tú eres el de las gallinas y las vacas; le digo: Sí Comandante. Y le pregunto: ¿Cuándo nos volveremos a ver? Y me dijo: En cualquier momento”, destacó González.

Su voz hace una pausa… traga en seco y continúa: “Desgraciadamente vine a verlo por última vez cuando sus cenizas llegaron a la Plaza de la Revolución Mayor General Antonio Maceo, en sus honras fúnebres. Y aún y con mi edad, lo acompañamos al cementerio, y hacemos en el núcleo de zona y en nuestros encuentros con los combatientes círculos de interés para no dejar morir la impronta de Fidel ni su legado.

“Fidel para mí es el estadista más brillante, valiente y humanista que he conocido, es una personalidad de tal magnitud que en el siglo XX y XXI no ha existido otro igual a él, porque ha sabido, no solo en Cuba, sino en Yemen, y en el mundo compenetrar con las masas y ser coreado y atendido con vehemencia por los pueblos.

 “El Comandante en Jefe, Fidel Castro, nunca se podrá olvidar porque fue un genio visionario del futuro”, concluyó González González.  

En este sexto aniversario del fallecimiento del líder de la Revolución Cubana,  son muchos y miles los que recuerdan la legendaria figura y personalidad de Fidel Castro, y aunque no todos puedan acudir hasta Santa Ifigenia para rendirle tributo, no hay un sitio o una piedra de Santiago de Cuba, donde no se inmortalice su nombre.

  • Compartir:
0 Comment 309 Views
Yanet Alina Camejo Fernández

Email This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

Escribir un Comentario

We use cookies to improve our website. Cookies used for the essential operation of this site have already been set. For more information visit our Cookie policy. I accept cookies from this site. Agree