Print this page

¿Vuelve el nasobuco?

15 July 2022 Escrito por 

La pregunta da vueltas en redes sociales y anda de boca en boca desde que el ministro de Salud Pública, José Angel Portal Miranda, compareciera ante la prensa para enfatizar en la importancia de  mantener medidas preventivas para reducir el riesgo epidemiológico frente a las arbovirosis y el SARS-CoV-2, las dos amenazas higiénicas como el lavado y desinfección frecuente de manos y el uso correcto de la mascarilla en espacios cerrados sin ventilación y en aglomeraciones. El doctor significó la protección que ofrece el nasobuco a personas que por su estado de salud o por la edad, resultan más vulnerables ante el riesgo de la Covid-19, a quienes recomendó  utilizar esta prenda sanitaria.

El titular de Salud explicó que los estudios de vigilancia genómica realizados en el  Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí (IPK), la subvariante BA.2 ha sido la predominante en el país, aunque se ha observado un incremento de la subvariante BA.5, que ha comenzado a prevalecer sobre todo en las provincias occidentales. Hasta el momento, según sus palabras, estas formas víricas no suelen asociarse a la enfermedad grave con complicación de neumonía o dificultad respiratoria, como sí ocurría con las variantes Beta y Delta.

Los pronósticos del comportamiento de la Covid-19 en las próximas semanas, que se obtiene mediante modelos matemáticos, apuntan a una estabilidad en el control de la enfermedad, tendencia que ha logrado mantenerse en estos últimos meses gracias a la inmunización de la población con las vacunas cubanas.

 Al respecto, Portal Miranda dijo que las investigaciones más recientes demuestran la necesidad de una tercera dosis de inmunógenos anticovid es la forma más eficaz para contener la propagación de ómicron y las subvariantes.

Ahora bien, el 31 de mayo pasado el MINSAP estableció el carácter opcional de  la utilización de la mascarilla y frente a la situación de control que presenta el coronavirus en Cuba, se mantiene esta disposición.

 Aunque hay bastante gente precavida que sigue cuidándose, la excesiva confianza de algunos raya en el absurdo: muchos viajan en vehículos de transporte público atestados, o hacen largas colas sin nasobuco; cada vez es más frecuente hallar personas con síntomas respiratorios  estornudando o tosiendo sin más barrera para la saliva que las manos; por no mencionar que el distanciamiento físico es un recuerdo del pasado.

Nunca se ha dicho que sea nulo el riesgo de adquirir la Covid-19; por tanto, ante el regreso del período vacacional en condiciones de normalidad, es indispensable mantener lo que aprendimos en dos años de pandemia, y a costa de muchos enfermos y no pocos muertos.

Las medidas higiénicas, en especial el lavado/desinfección frecuente de las manos y el uso de la mascarilla, generan un nivel de protección importante frente a agentes patógenos causantes de  enfermedades infecciosas.

 Es obvio que las acciones de prevención  no caducan. Por lo contrario, se hacen más necesarias para contribuir desde la individualidad al bienestar de todos. Por tanto, la pregunta no debiera ser si vuelve o no el nasobuco, sino hasta qué punto estamos siendo responsables con lo más valioso que puede tener una persona: la salud.

  • Compartir:
0 Comment 8937 Views
Indira Ferrer Alonso

Email This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

Más artículos de este autor: Indira Ferrer Alonso

We use cookies to improve our website. Cookies used for the essential operation of this site have already been set. For more information visit our Cookie policy. I accept cookies from this site. Agree