Santiago de Cuba,

Las mujeres de La EMCE + Podcast

26 June 2022 Escrito por 

La jornada laboral en la Termoeléctrica Antonio Maceo está marcada por la tensión, el calor y un sonido estridente, en especial para los trabajadores de la Empresa de Mantenimiento a Centrales Eléctricas (EMCE) cuya labor es esencial para el buen funcionamiento de esta y otras industrias del territorio.

A la jefa del Sistema de Gestión de la Calidad, Carmen Lois Cotilla, se la puede ver con su overol azul y casco amarillo entre los obreros que realizan pruebas o restauran  algún equipo en los talleres.

"Anteriomente estuve 18 años dando mantenimiento en el área de turbinas donde soy especialista", me comenta, y le pregunto sobre la desproporción entre los sexos.

"En esta área hemos tenido cuatro mujeres: Magdalia en Calderas, Izka y Joaquina en Generadores, y yo en Turbinas en los treinta y tantos años que tiene la EMCE. En las UEB del resto de las provincias, en mantenimiento específicamente, no hay ninguna".

Aunque persiste la idea de que la ingeniería es cosa de hombres, ellas se han ganado el respeto de sus compañeros.

izca"Resistencia siempre hay y más cuando trabajas con una brigada masculina que tiene un nivel de escolaridad inferior al tuyo y no aceptan que una mujer los dirija", afirma la Ingeniera Eléctrica Izka Borges Moles. "Uno tiene que imponerse, demostrando primero que tiene el conocimiento, para lograr que el trabajo salga.

"Además hay que equilibrarlo  con la casa porque somos madres, esposas, y esta es una tarea bastante compleja. Se trabaja de lunes a domingo cuando hay una avería, a veces hasta las siete de la noche. O falla un turno y tienes que doblar, como me pasó hace unas semanas".

Día tras día ellas demuestran que pueden realizar las mismas tareas, con igual calidad, y a veces expuestas  a mayores riegos.

"Lo más difícil de este tipo de trabajo son las condiciones a las que estamos sometidos: las altas temperaturas, los gases nocivos, las vibraciones constantes  que hacen mucho daño al organismo femenino producidas en la sala de máquinas... Pero yo vivo enamorada de mi trabajo. A pesar de esas condiciones adversas es una labor muy técnica y hermosa, que se desarrolla todos los días y se aprecia el resultado cuando al culminarla ves la máquina trabajando", afirma Carmen.

En recorrido por la termoeléctrica salta a la vista la obsolescencia tecnológica de la que tanto se habla, pero que  no entendemos hasta verla en el óxido de los metales, las goteras de agua y otros líquidos, las fugas de gases, y la nana atronadora de las calderas que deja un zumbido en los oídos. 

"Aquí tenemos técnicos, mecánicos que todos los días innovan para mantener en buen estado las máquinas porque no hay piezas de repuesto, ni materiales. Además, estamos trabajando con petróleo cubano que es muy agresivo por su alto contenido de azufre.

"En los plazos de mantenimiento anteriores un car debía durar un año, ahora los cambiamos y a veces no llegan al mes. Cuando se extraen las láminas están tan corroídas que se deshacen y bloquean la máquina, entonces el trabajo se duplica. Hay que emplear la técnica en todo momento y sin tiempo a preparación porque al pueblo le hace falta la corriente, y hay que dársela".

Esta es la máxima que impulsa el trabajo en la EMCE y da fuerzas para sobreponerse a las dificultades dedicando largas horas a una labor perpetua y demandante. 

"Sales de tu casa, dejas a tu familia, pero puedes volver o no. La semana pasada mi hijo, que también trabaja aquí en el área de Turbina, llegó a las cinco de tarde, pero a las dos horas ya el jefe lo estaba llamado porque lo necesitaban nuevamente. Y salió al otro día cerca de las nueve de la mañana junto a su brigada. Esto no es cosa de un día,  así son la condiciones. Por eso nos alegramos de que se divulgue el trabajo que hacemos ya que en las redes sociales se ponen muchas cosas, y es doloroso cuando te sacrificas tanto, dejando la vida aquí, y que se hable de esa manera. Quienes   trabajan en la EMCE para mantener el Sistema Electroenergético Nacional son héroes".

Para esta reportera, conocer a  personas que como Izca y Carmen ofrendan sudor y lágrimas a su trabajo es un placer, y si estas palabras de agradecimiento sirven de aliciente en la continuidad de su tarea, estará complacida.

   

  • Compartir:
0 Comment 528 Views
Daniela Verdecia Castillo

Email This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

Escribir un Comentario

We use cookies to improve our website. Cookies used for the essential operation of this site have already been set. For more information visit our Cookie policy. I accept cookies from this site. Agree