Periódico Sierra Maestra

Switch to desktop Register Login

Agricultura urbana y suburbana: Siempre inconformes con lo logrado

agriculturaurbanaSantiago de Cuba, mantuvo durante el pasado año su avance progresivo hacia la consolidación del Programa de la Agricultura Urbana, Suburbana y Familiar (PAUSF) con los mejores resultados en los incrementos en la producción, la diversificación y el autoabastecimiento de semillas, entre otros elementos que conformaron los altos índices de productividad.

Ese éxito también lo compartieron con Villa Clara, Artemisa y La Habana, mientras paralelamente adicionó al municipio cabecera a la vanguardia entre los de mayores adelantos en la agricultura suburbana, junto a sus homólogos de Colón, Santa Clara, Artemisa, Cotorro, Cabaiguán  y Camagüey.

Sin lugar a duda, fueron dos valiosos reconocimientos los cuales marcan un camino seguro hacia el compromiso de alcanzar mayores producciones agropecuarias, con el marcado objetivo estratégico de sensibilizar e impulsar a las personas hacia la producción agroecológica y sustentable de alimentos, que permita gradualmente satisfacer las demandas crecientes de la población, mediante un fuerte y serio trabajo en cada estructura productiva.
Otra vez  llegaron las buenas nuevas para los santiagueros, quienes realizaron un importante aporte al compromiso del país de completar  un millón 268 mil 276 toneladas (ton) de hortalizas y condimentos frescos, no obstante a las serias afectaciones de una intensa sequía, el paso del huracán Irma y las continuas lluvias que dañaron los cultivos en organopónicos, huertos intensivos y otras unidades que mostraron una alta capacidad de recuperación en la recolección de hortalizas.

Para los especialistas el progreso experimentado en el año precedente es significativo, sin embargo coinciden en que para esta etapa los retos son más ambiciosos y complicados ante la necesidad de ser más eficientes para cumplir con formidables crecimientos los planes previstos como saludo a los aniversarios 65 del asalto a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes y el 60 del Triunfo de la Revolución.

En ese sentido, en correspondencia con los objetivos planteados por el Grupo Nacional de la Agricultura Urbana, Suburbana y Familiar, proyectan el incremento de la estabilidad en la producción de hortalizas y condimentos frescos durante el año en áreas de organopónicos, huertos intensivos, semiprotegidos y parcelas tecnificadas, con rendimientos promedio de 12 kilogramos por metro cuadrado.

De igual manera, prevén intensificar la producción de abonos orgánicos por todas las vías posibles, velando porque se cumpla el contenido de más del 50% en el sustrato de organopónicos; priorizar la aplicación de biofertilizantes y bioestimulantes; avanzar en la producción de semillas en las fincas municipales y por los productores, que permita el autoabastecimiento territorial por lo menos en cuatro especies y en brindar especial seguimiento a los frutales sembrados en las cooperativas.

Asimismo, se proponen alcanzar mayor eficacia en el funcionamiento de las unidades empresariales de base-granjas urbanas con énfasis en la vinculación del productor al área y al resultado final de su trabajo; seguir avanzando en la explotación de patios y parcelas, con especial atención a las colecciones populares de plantas y concluir con la venta de posturas de cítricos a las cooperativas.

Hoy por hoy, es necesario aprovechar los suelos ociosos, buscar mayores rendimientos y calidad en los alimentos, intercalar cultivos con vistas a alcanzar mayores volúmenes y variedad de productos y aplicar conscientemente la ciencia y la técnica, que pueda contribuir mucho máxime cuando se dispone de una fuerza técnica preparada que a su vez puede diversificar más la rama agroalimentaria y la calidad de los renglones.

Para nadie es un secreto, que uno de los pilares que tiene la provincia para desarrollarse es su agricultura, la cual aún no está al tope de sus potencialidades, de ahí el llamado permanente a un mayor esfuerzo, dedicación e interés de quienes desde el campo no solo aspiran al autoabastecimiento de alimentos, sino también a la consolidación de la gestión exportadora, y a aprovechar el mercado que tienen los productos agrícolas cubanos.

El Programa de la Agricultura Urbana y Suburbana de Cuba se desarrolla como un sistema organizado desde 1997 y tiene sus antecedentes en el año 1987, cuando el General de Ejército Raúl Castro Ruz, entonces Ministro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR), propuso la generalización de los organopónicos en el país.

Periódico Sierra Maestra/ Correo: cip226@enet.cu / Directora: MSc. Olga E. Thaureaux Puertas/ Redacción Digital: Lic. Clara Gayoso Giro, MSc. Arnaldo Clavel Carmenaty / Informático: Ing. Alberto Elers Pérez / Copyright ©. Todos los Derechos Reservados. Autorizamos la reproducción de trabajos de este sitio, siempre que sea de forma íntegra y se cite la fuente.

Top Desktop version