Periódico Sierra Maestra

Switch to desktop Register Login

La atracción de Facebook

fb

El entorno digital en el que se vive actualmente y las redes sociales online, en concreto, pueden facilitar nuevas oportunidades para el aprendizaje, la participación, la creatividad y la comunicación. Los usos que se hacen de estas como espacio de encuentro, de debate, y de negociación, entre individuos, han definido su función socializadora, y por tanto, constituyen una fuente insoslayable de interacción con potenciales atractivos de toda índole. De esta forma, pretendemos mantener una vida socialmente activa, aunque para muchos resulta falsa.


Estudios recientes muestran que, las personas que acceden y publican en Facebook, lo hacen para tener cierto reconocimiento y poder auto-expresarse como lo estime conveniente. Desde este punto de vista nos percatamos que cada vez más, el ser humano desea ver y ser visto, compartir sus emociones, sus experiencias, contar historias..., todos de forma dinámica e interactiva, que les permita expresarse sin ser juzgados, al menos no directamente, lo que, por un lado, son indicios de la necesidad de sentirse reconocidos, aunque sea en este espacio sideral.
Facebook es una de las expresiones más acabadas entre las redes sociales digitales, enfocada hacia la facilitación de nuevos regímenes de visibilidad del mundo íntimo, haciéndolo público, difuminando la línea entre lo público, lo privado y lo íntimo. Quizás por eso, según Ignacio Ramonet, es un derivado del Imperio de la vigilancia que constituye internet.
En pocas palabras, es el medio de comunicación amarillista por excelencia, y aunque la sugestión nos hace criticarlo, a casi todos nos envuelve.
Para el año 2013 más de 2.7 billones de personas accedían a Internet, y lo hacían, principalmente para participar en las redes sociales. En ese entonces, Facebook tenía más de 845 millones de usuarios, lo que constituía para entonces más que toda la población europea junta. Esta cifra ascendió dos años después hasta 900, y ya hoy se habla de más de 1000 millones de usuarios interconectados.
Así, el social media, y me disculpan el anglicismo, se ha convertido en un “éxito” valorado en 100 billones de dólares, donde diariamente se desarrollan millones de actividades de interacción social.
En América Latina se evidencia el crecimiento acelerado de Facebook, a pesar de que los porcentajes de acceso a esta red por países no alcanzan los niveles de Norteamérica y Europa.
Los miembros más jóvenes de las comunidades latinoamericanas, se han insertado en las dinámicas de consumo cultural que propone la red social a través de aplicaciones y juegos que complementan aún más las experiencias de entretenimiento social. Además, no se puede olvidar que los lozanos experimentamos, y me incluyo, un elevado grado de presión y curiosidad por pertenecer a Facebook, ya que tener un perfil “ahí” equivale a existir.
En el caso de Cuba, el despliegue de las tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC), ha provocado un cambio radical en las formas de comunicación existentes.
Para el año 2014, en nuestro país ya se contaban con más de 3 millones de usuarios en Internet, según datos de la Oficina Nacional de Estadística e Información (ONEI, 2015). Si tenemos en cuenta que hasta el año 2013 la política de acceso social que guiaba la distribución de la conectividad en el país, solo favorecía con este servicio a algunos sectores profesionales como el de la salud y las comunicaciones, hoy se puede hablar de una socialización tecnológica con mayor disponibilidad que comenzó hace pocos años y que asciende gigantescamente.
Según datos ofrecidos por representantes del Ministerio del Interior (Minint), en Santiago de Cuba, se han equipado más de 193 salas de navegación, y más de 300 zonas wifi. Para el año 2016 se registró un 385% de crecimiento en conexión con respecto al 2015 y un 368% de crecimiento en usuarios conectados. En el 2013 el 88% de la población de 11 a 24 años de edad estaba “conectado” a Facebook.
Lo que podemos apreciar, más que cifras y estadísticas, es que este fenómeno, si se le puede llamar así, se ha convertido en una tentación para varios cubanos. Y es que, a pesar de lo que se piensa, el trabajo en las redes sociales, especialmente en Facebook, ha venido como anillo al dedo para instituciones, organismos, y habitantes de nuestro país, tanto en la promoción y difusión de proyectos de interés local o nacional, como en la continua batalla política-ideológica.
Una buena educación mediática es la clave para el uso debido de las tecnologías de la información y las comunicaciones. Fomentar adecuadas vías para la capacitación de los ciudadanos, en aspectos relacionados con el análisis crítico de nuestras publicaciones mediáticas, y la capacidad de generar contenidos propios en redes sociales digitales, es vital para mantener la sostenibilidad de cada país.

Periódico Sierra Maestra/ Correo: cip226@enet.cu / Directora: MSc. Olga E. Thaureaux Puertas/ Redacción Digital: Lic. Clara Gayoso Giro, MSc. Arnaldo Clavel Carmenaty / Informático: Ing. Alberto Elers Pérez / Copyright ©. Todos los Derechos Reservados. Autorizamos la reproducción de trabajos de este sitio, siempre que sea de forma íntegra y se cite la fuente.

Top Desktop version