Santiago de Cuba,

Cuba frente a EU: Es más hermoso levantar la frente que bajarla

27 May 2022 Escrito por 

El actual gobierno de los Estados Unidos- como todos sus antecesores desde el triunfo de enero de 1959- utiliza hoy las más sucias mentiras para justificar su intención de destruir la Revolución. Ahora vuelve con la farsa de que Cuba no coopera en la lucha contra el terrorismo. Otras veces han dicho que nuestro país promueve ese crimen del cual, en realidad, son ellos los principales protagonistas en el mundo.

Cuba nunca ha practicado el terrorismo contra Estados Unidos, ni contra ninguna otra nación en el mundo.  Pero lo que sí puede afirmarse es que nuestro país se cuenta entre los que más han sufrido ese mal, elevado a la categoría de política de estado en ese país imperial.

Y es conveniente no borrar la memoria histórica sobre esta  criminal y genocida acción permanente  contra la Revolución cubana. Un artículo periodístico  no podría recoger esa vasta  “obra”  que ha pretendido protegerse con el disfraz de democracia, derechos humanos y antiterrorismo. Escojo solo algunos ejemplos.

En los años desde 1959 a 1965, a través de la CIA, Estados Unidos, organizó, armó y financió 299 bandas con 3 995  mercenarios que asesinaron a campesinos, obreros, maestros, mujeres, ancianos y  niños, hasta ser externadas. Esa lucha le costó al pueblo cubano 549 vidas de combatientes revolucionarios, además de centenares de heridos. Desde noviembre de 1961, hasta enero de 1963, Estados Unidos materializó contra Cuba  5 780  acciones terroristas, 716 de éstas  sabotajes de envergadura contra instalaciones industriales. Víctima de  tantos hechos terroristas,  3 478 cubanos perdieron la vida y 2099 sufrieron invalidez permanente.

Ahí están todavía sin curarse los daños de crímenes como el sabotaje al vapor La Coubre, con más de un centenar de víctimas mortales; el derribo en pleno vuelo del avión de Cubana, donde perecieron 73 personas:  el  bombardeo a los aeropuertos de Ciudad Libertad, San Antonio de los Baños y Santiago de Cuba, el 15 de abril de 1961, donde murieron 12 cubanos: la invasión mercenaria de Playa Girón, derrotada en menos de 72  horas al costo de 176 combatientes caídos y unos 300 heridos.

Súmense a estos bárbaros crímenes, las decenas de secuestros de aviones  y barcos pesqueros, con un doloroso costo de vidas y el robo de dichas naves.  No olvidamos  los ametrallamientos a objetivos económicos, la quema de cañaverales, la introducción  de enfermedades como el dengue hemorrágico y la introducción de plagas contra el café, la caña, el tabaco, el cítrico y otros cultivos, así como contra animales.

En octubre de 1962,  Cuba fue amenazada con el exterminio nuclear y solo preservamos la vida porque fuimos capaces de arriesgarla. Ese año, Estados Unidos había establecido un calendario- desde marzo hasta octubre- que concluía con la derrota de la Revolución, incluyendo la variante de una agresión armada directa.

Fueron tan ruines  esos sabotajes, que el 28 de mayo de 1961 prendieron fuego a un cine en Pinar del Río, durante una función infantil, resultado heridos 26 niños. Es imposible olvidar los 637  intentos de asesinato contra  nuestro Comandante en Jefe, Fidel Castro.

Los daños  para el pueblo cubano, ocasionados por el terrorismo yanqui, han sido cuantiosos y dolorosos. Pérdida de vidas, personas incapacitadas, recursos  perdidos, afectaciones millonarias a la economía. Privaciones  de todo tipo para el pueblo.

Pero aquí estamos. Y seguiremos de  pie. Siempre dispuestos a seguir siendo lo que somos y no regresar jamás a lo que fuimos. Las mentiras y agresiones solo conseguirán hacer más fuerte nuestra convicción martiana de que es más hermoso levantar la frente que bajarla.

  • Compartir:
0 Comment 401 Views
Orlando Guevara Núñez

Email This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

Escribir un Comentario

We use cookies to improve our website. Cookies used for the essential operation of this site have already been set. For more information visit our Cookie policy. I accept cookies from this site. Agree