Santiago de Cuba,

Hacia el 69 aniversario del 26 de Julio: Los crímenes del Moncada

10 June 2022 Escrito por 

Uno de los crímenes más repugnantes de la tiranía batistiana en Cuba, fue el relacionado con los hechos del 26 de julio de 1953, cometido contra decenas de jóvenes  asaltantes  ese día a los cuarteles Moncada, en Santiago de Cuba, y Carlos Manuel de Céspedes, en Bayamo.

Desde el mismo momento de la acción, el tirano Fulgencio Batista comenzó a lanzar mentiras y calumnias contra los patriotas. Los acusó de haber asesinado con armas blancas a pacientes  recluidos en el hospital  militar cercano al Moncada, al tiempo que calificaba a sus esbirros como cuidadores del orden y la seguridad del pueblo. Pretendía de esa forma confundir a la opinión pública y justificar la macabra orden que dio a sus secuaces: Asesinar a diez revolucionarios por cada soldado de su ejército caído en el combate.

Tan aborrecibles e indignantes fueron los crímenes, que no pudieron ser ocultados. Como resultado de las acciones de ese 26 de julio, sólo seis revolucionarios cayeron en combate. Otros 55 fueron asesinados después de haber sido hechos prisioneros. Combatientes que no habían recibido ni un rasguño durante la refriega, aparecieron luego bárbaramente torturados y asesinados en el interior del Moncada y otros sitios, mientras los partes oficiales del gobierno los reportaban como muertos en combate.

De los 21 asaltantes que tomaron el hospital civil-frente al cuartel Moncada- sólo uno escapó al baño de sangre después de la acción y las dos mujeres participantes- Haydée Santamaría y Melba Hernández- evadieron  la masacre por la constancia gráfica de un fotógrafo que las mostró con vida.

El propio jefe de esa acción liberadora, Fidel Castro, estuvo a punto de ser asesinado, pues las órdenes de la tiranía eran de asesinar a todos los prisioneros. Sólo gracias a un militar de honor, el teniente Pedro Sarría, al frente del grupo que lo apresó en la cordillera de La Gran Piedra, el día 1ro. de agosto, el líder revolucionario salvó su vida. Sarría, cuando sus hombres llegaron a levantar sus fusiles para disparar contra Fidel y sus compañeros, se dirigió a ellos y les ordenó bajar las armas, alegando que las ideas no se mataban.

Tuvo que oponerse luego a un oficial superior, el comandante Pérez Chaumont, quien lo interceptó en el camino y pretendió quitarle los prisioneros. De esa forma, Fidel fue trasladado al Vivac Municipal de Santiago de Cuba y ya no pudo ser asesinado,  intento que también fallara después, cuando estaba preso en la cárcel de Boniato, en Santiago de Cuba.

Hubo casos realmente dantescos, como cuando en los interrogatorios a Haydée Santamaría le enseñaron un ojo de su hermano Abel, segundo jefe de los asaltantes, y le dijeron que si ella no hablaba le iban a sacar el otro, a lo cual ella contestó que si él no había hablado mucho menos lo iba a hacer ella. También le dijeron que ya no tenía novio, porque se lo habían matado, respondiendo ella que él no estaba muerto porque morir por la Patria era vivir. Se referían al joven Boris Luis Santa Coloma. En ambos casos, los jóvenes fueron brutalmente asesinados.

Si la matanza no fue mayor, se debió a la actitud heroica y hospitalaria del pueblo de Santiago de Cuba que ocultó a muchos combatientes, los protegió durante meses y los salvó de una muerte segura.

El mismo método de matar se repitió durante el desembarco del Granma, procedente de México, el 2 de diciembre de 1956 para, bajo el mando también de Fidel Castro, reiniciar la lucha armada por la liberación definitiva de la nación.

En los primeros 15 días posteriores al desembarco, murieron 21 de los 82 expedicionarios. Y sólo tres cayeron en combate. Los demás fueron asesinados luego de resultar prisioneros. Ese bárbaro proceder fue utilizado por la tiranía batistiana durante todo el desarrollo de la guerra que terminó con el triunfo revolucionario del 1ro. de enero de 1959.

Todo lo contrario fue el proceder de los combatientes del Ejército Rebelde dirigido por Fidel. Cada prisionero, si estaba herido, era curado y tratado con honor. Si no lo estaba, se procedía de igual forma y eran asistidos con los precarios recursos existentes, hasta que todos eran devueltos, sin una sola ofensa ni maltrato.

Un caso elocuente fue el 28 de mayo de 1957, cuando el combate de El Uvero, en el sur de la Sierra Maestra, donde los soldados de la tiranía tuvieron 14  heridos y 19 prisioneros, siendo los heridos atendidos por el propio Ernesto Che Guevara y devueltos todos sin la más mínima ofensa. Ese propio día, en el norte de la provincia oriental fueron asesinados 16 prisioneros que formaban parte de la expedición del Corinthia,  llegada a Cuba para luchar contra la tiranía.

Ambas posiciones rebelaban la esencia de las dos fuerzas en pugna. El ejército del tirano Fulgencio Batista torturaba, asesinaba a sus oponentes. El Ejército Rebelde de Fidel, era respetuoso con los vencidos, virtud reconocida por los propios oficiales y soldados hechos prisioneros durante la guerra.

  • Compartir:
0 Comment 411 Views
Orlando Guevara Núñez

Email This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

Escribir un Comentario

We use cookies to improve our website. Cookies used for the essential operation of this site have already been set. For more information visit our Cookie policy. I accept cookies from this site. Agree