Santiago de Cuba,

¿Santiago sin carnaval? +Podcast

23 July 2022 Escrito por 

El mes de julio es muy esperado por su promesa de playa y vacaciones, y para los santiagueros especialmente, debido a la música y el colorido que trae el carnaval

Heredado de España, era un tiempo permisivo para disfrazarse, comer manjares, bailar, y su celebración precedía a la Semana Santa. "Pero  Santiago es atípico porque no se realiza en febrero, como era tradición en Europa", afirma Abelis Consuelo Reyes Robert, especialista principal del Museo del Carnaval.

"Lo que surgió como una fiesta patronal en honor a Santiago Apóstol adoptó más tarde el nombre de mamarrachos, hasta quedar en el conocido carnaval. En su génesis se realizaba en el centro fundacional de la villa: el Parque Céspedes, otrora Plaza de Armas. Tenía un carácter esencialmente religioso que fue variando con las múltiples migraciones a lo largo de los siglos.

"En la etapa republicana el evento estuvo asociado a varias empresas y compañías que aprovechaban el contexto de alegría popular para promocionar sus productos en las carrozas y patrocinar agrupaciones músico-danzarias".

Abelis ReyesUno de los sonidos identitarios del carnaval santiaguero es la corneta china. Llegó al país a inicios del siglo pasado y más tarde a Santiago de Cuba procedente de Matanzas. Se sincretizó con los tambores y otros instrumentos de percusión traídos de África, sirviendo de preludio a toques y estribillos contagiosos.

"En este período se incorporan al carnaval los certámenes de belleza. Aparecen asociados a la hidalguía de la joven, su hermosura, la familia de procedencia, y para la etapa revolucionaria se transforman dando importancia a valores como la educación, el compromiso ante el trabajo y con la Revolución".

Por norma general, el carnaval era percibido en la clase alta como grotesco y vulgar debido a la relajación de las reglas durante los festejos; por ello se celebraba un carnaval de invierno, más refinado y acorde con sus intereses. Otro dato curioso es que en 1955 el alcalde prohibió las máscaras para evitar una  acción como el asalto a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes el 26 de julio. 

"A mediados del siglo XX triunfa la Revolución y el evento forma parte de las preocupaciones del Ministerio de Cultura. Continúa siendo un reflejo de la realidad santiaguera que mostraba en capas y pendones avances como la campaña de alfabetización, la reforma agraria o la construcción de los distritos José Martí y Abel Santamaría", aseveró la especialista.

"Realmente los santiagueros sentimos en nuestro reloj biológico que cuando se acaba junio no comienzan las vacaciones, si no las fiestas. Ya tenemos un itinerario marcado por el Festival del Caribe del 3 al 9 de julio, después el Carnaval Acuático, el Infantil y culmina con el Rumbón Mayor. Entonces agosto queda para descansar y recuperar toda la energía derrochada en los festejos.

"Para un santiaguero es impensable que no haya carnaval. Lo esperamos con ansias no solo para disfrutar de las tradiciones culturales, también por la posibilidad de encontrar personas que no ves hace uno o dos años, vecinos de otras provincias que llegan a la ciudad a disfrutar de nuestras fiestas, a ser parte de estas, donde prueban el maíz hervido o en fritura, el algodón de azúcar, el pan  con cerdo y la tan gustada comida criolla.

"Cambia la dinámica de la urbe. Sales de tu barrio, entras a otro para escuchar música grabada, una orquesta en vivo o disfrutar de los desfiles donde hay agrupaciones centenarias como los Cabildos, la Tumba Francesa con su representación en la Tajona, las comparsas, las carrozas que son un despliegue de fantasía, los muñecones que los niños temen al principio pero terminan amándolos.

"Además el carnaval es un medidor musical. Es fascinante como los intérpretes de las congas todos los años vienen con coros de las canciones más seguidas en las emisoras radiales, la televisión, en el gusto citadino, y hacen espectáculos maravillosos: campaneros acostados en el piso tocando, personas montadas en patines, niños que compiten con los adultos por su forma de bailar. Entonces estás en tu asiento y ves a un vecino que sale en una agrupación danzaria; esa familiaridad que tiene el Rumbón Mayor es única y provocó que en el año 2015 fuera declarado patrimonio de la nación", concluyó Abelis Reyes con orgullo.

carnaval santiago de cuba 2019Este 2022 tampoco habrá carnaval para decepción de muchos coterráneos, pero tendremos un Festival de Tradiciones Santiagueras los días 23, 25, 26 y 27 que aplacará la añoranza por paseos, congas y comparsas. Mantenemos la esperanza de que el Rumbón Mayor regrese muy pronto con todo su esplendor.

  • Compartir:
0 Comment 959 Views
Daniela Verdecia Castillo

Email This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

Escribir un Comentario

We use cookies to improve our website. Cookies used for the essential operation of this site have already been set. For more information visit our Cookie policy. I accept cookies from this site. Agree