Santiago de Cuba,

“Al mejor nadador se lo lleva la corriente”

25 May 2022 Escrito por 

Aunque me encanta, al mar le tengo respeto porque siempre he escuchado que puede ser peligroso y traicionero. Tristemente los últimos incidentes en “Sardinero” así lo confirman.

Conocedores de la naturaleza marina los especialistas del Centro Oriental de Ecosistemas y Biodiversidad (Bioeco) nos alertan sobre el peligro que, en ocasiones, nos puede traer un chapuzón en las costas del sur de Santiago de Cuba.

Jorge Tamayo Fonseca, especialista ambiental de la entidad lleva años en la práctica de buceo, snorkeling y pesca, lo que le ha permitido ganar experiencia en el conocimiento acerca de la biodiversidad marina, su conservación y manejo.

“El peligro no está solamente en Sardinero –dijo Tamayo-. Que hayan acontecido cuatro muertes allí en los últimos meses no hace que sea solo esta playa, pasa lo mismo en Juraguá, Daiquirí, Verraco, Siboney. Son playas de herradura donde se produce la corriente de resaca.

“Estas costas son aparentemente llanas pero está muy cerca el peligro de profundidades. La corriente de resaca consiste en que las riberas se llenan por los lados, es decir, entra por los costados de la barrera de arrecife, empiezan a crecer cerrándose por el centro y dejando un canal, el llenante entra por encima del arrecife y sale por el medio, hace una corriente vaciante que te saca de la orilla hacia las profundidades, puntualizó. (Ver gráfica)

“Ante esto, las personas normalmente nadan por instinto hacia la orilla en contra de la corriente. Lo que se aconseja es que se nade hacia los lados, porque si lo haces a la inversa se produce el agotamiento, cansancio y puede ocurrir la muerte por inmersión.

“Se recomienda flotar, pedir auxilio cuando se tenga la capacidad de alzar los brazos y gritar fuerte, porque si lo haces y te quedas sin aire en el estómago o en los pulmones te hundes.

“La salvación sería prepararte bien, descansar y levantar un brazo o llamar la atención de alguna forma que no pierdas aire. No desesperarse porque al mejor nadador se lo lleva la corriente. Si se tiene un calambre lo que mejor se debe hacer es flotar y ver hacia dónde vas. Si observas que hay personas que se dirigen hacia ti tratar de mantener la calma”, destacó.

Según los investigadores estas corrientes siempre están; cuando se está produciendo una marea llena, al ocurrir el vaciante, aumenta su velocidad y fuerza.

Por eso no debemos confiarnos cuando vemos una “playa bajita”, porque con el movimiento de las olas, sin darnos cuenta, podemos estar con el agua al nivel del pecho y aquí, si viene la corriente,te lleva más fácil, no así cuando te da por las rodillas o la cintura.

“Hay personas que no saben nadar, no ven el peligro, y aun así se confían. Otras son muy conservadoras y se quedan en la orilla. Con los niños pasa lo mismo. Y si a esto agregamos fiesta, bebidas alcohólicas y música alta se acrecientan los accidentes”, agregó.

En pocos meses comienza el verano, se incrementa la afluencia de público a las costas, aumentando también el peligro.Por eso se les pide a los bañistas que no pierdan la percepción del riesgo, respeten las prohibiciones en la playa y las recomendaciones de los salvavidas.

Es importante antes de ir a estos lugares de recreación, informarse de las condiciones meteorológicas para no toparnos con marejadas, oleaje, aumento de la corriente y un mar peligroso.

 

  • Compartir:
0 Comment 587 Views
Yanet Alina Camejo Fernández

Email This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

Escribir un Comentario

We use cookies to improve our website. Cookies used for the essential operation of this site have already been set. For more information visit our Cookie policy. I accept cookies from this site. Agree