Print this page

El homenaje a los mártires, más que una fecha: un sentimiento

30 July 2022 Escrito por 

Cada día 30 del séptimo mes del año es un encuentro de sentimientos de patriotismo, homenaje, tradición y luto, por ser el Día de los Mártires.

El Líder Histórico de la Revolución cubana Fidel Castro Ruz expresó sobre esta fecha gloriosa: “ha sido este mes (...) símbolo de los sacrificios que hizo nuestro pueblo por conquistar su libertad”. ¿Y qué símbolo excelso -entre otros-, representativo de generaciones de cubanos, sinónimo de juventudes de todos los tiempos, de responsabilidad y sacrificio?: Frank País García.

Aquel que fuese asesinado por los esbirros de Fulgencio Batista Zaldívar en 1957, el 30 de julio. El santiaguero, el coordinador del Movimiento 26 de Julio en el territorio, miembro de la Dirección Nacional, Jefe de Acción y Sabotaje; el maestro de profesión, el indiscutible líder pese a su temprana edad, pereció así como Raúl Pujol en el Callejón del Muro de esta ciudad. Del hecho, el eterno Comandante en Jefe sentenció: “¡Qué monstruos, no saben la inteligencia, el carácter, la integridad que han asesinado!...”.

Un mar de pueblo enardecido y con el dolor de la irreparable pérdida, vistió el féretro con la bandera del 26 de Julio, y la cubana. Sus restos mortales reposan en el Cementerio Patrimonial Santa Ifigenia, al igual que otros hijos de Santiago, hombres y mujeres valerosos.

Entre estos, ocupan paralelismos históricos de pérdidas de vida, el continuador de las tareas asumidas por País García, el Comandante René Ramos Latour, quien murió durante un combate en la Sierra Maestra. También, en la época de la colonia pereció en la guerra el médico Juan Bruno Zayas, integrante de la invasión a Occidente, liderada por Máximo Gómez y Antonio Maceo. Asimismo, José María Martínez Tamayo, quien combatió desde la guerrilla de Ernesto Guevara de la Serna en Bolivia, cayó en la lucha en 1967: vidas entregadas por la conquista de una causa justa.

El 30 de julio, en el Día de los Mártires de la Revolución Cubana, en Santiago de Cuba no solo se visten de ofrendas florales Santa Ifigenia o se asiste al homenaje en el Callejón del Muro y la Placita de los Mártires, sino todos los lugares de la provincia, cubren sus recintos de la bandera rojinegra del Movimiento 26 de Julio y la enseña  nacional.

Pero el tributo no se reduce a un día o a una serie de acciones. Los nuevos contextos son exigentes para los revolucionarios, frente a un bloqueo económico, comercial, y financiero que cala en la cotidianidad de los cubanos.

De ahí que honrar por encima de todo a la historia, a nuestros valores y principios de solidaridad e internacionalismo es continuar las conquistas de la Revolución. La defensa de la justicia social desde nuestros puestos, ahí está la mayor retribución a tanta sangre derramada por nuestros antecesores. Como refrendó el Apóstol José Martí: “No se conquista la muerte sino con la vida”.

  • Compartir:
0 Comment 747 Views
MsC Milagros Alonso Pérez

Licenciada en Periodismo, Maestrante en Estudios de Lengua y Discursos. Graduada de los posgrados de Gestión, Redacción y Publicación de Artículos Científicos en Ciencias Sociales y Humanísticas y de Gestión de Redes Sociales. Profesora Instructora de la Universidad de Oriente. Periodista del Sierra Maestra.

Email This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

Más artículos de este autor: MsC Milagros Alonso Pérez

We use cookies to improve our website. Cookies used for the essential operation of this site have already been set. For more information visit our Cookie policy. I accept cookies from this site. Agree