Santiago de Cuba,

DECODIFICANDO familias

¡Cuidado, el dengue mata!

10 July 2022 Escrito por 

El dengue se ha vuelto, en el imaginario colectivo de los santiagueros, una enfermedad común, a la que miles de personas han sobrevivido y a la que    -lamentablemente- algunos confieren muy poca o ninguna importancia; sin embargo, hay tristes referentes de los peligros que subyacen en una alta infestación del vector (como la que presenta hoy esta provincia).

Por citar un par de ejemplos: en 1981 enfermaron 300 000 cubanos, de los cuales 10 000  presentaron estado grave y muy grave. Entonces  se registraron 158 fallecidos, incluyendo 101 niños. Esa fue la mayor epidemia, pero hubo otra: en 1997, en la transmisión comenzó en la Ciudad Héroe y más de 5 000 personas contrajeron la afección. Al menos 12 murieron, según datos del Ministerio de Salud Pública (MINSAP).

Si a eso se suma que más de 21 000 seres humanos pierden la vida cada año como consecuencia de la infección por el virus VDEN (dato de la OMS), entonces, vale la pena cuestionarse si es realmente “leve” la enfermedad y cuánto hacemos para protegernos y proteger a los nuestros del nefasto Aedes aegypti, agente transmisor de este padecimiento.

La situación higiénico-epidemiológica de la provincia, y del país, es muy compleja, como ha advertido hace apenas tres días Madelaine Rivera Sánchez, directora nacional de Vigilancia y lucha antivectorial del MINSAP. Cuba reporta la mayor infestación del mosquito en los últimos 15 años, con un crecimiento del 21.7% en comparación con similar etapa del año pasado.

En este escenario, Santiago de Cuba aporta el 13% de los focos identificados en la isla.

En palabras de un experto, “estamos en un contexto epidemiológico muy desfavorable y, aunque se adoptan las acciones para avanzar hacia la contención de la enfermedad, tenemos serias limitaciones de recursos y por eso la población tiene un rol decisivo.” Y es que con 23 años dedicados al control de vectores y seis como responsable del departamento provincial de Vigilancia y lucha antivectorial, Alfredo Cintra Guerra, ha visto lo suficiente y conoce la magnitud del riesgo.

En la tierra indómita se reportan más de 3000 criaderos hasta el cierre de junio. El índice de infestación es de 0.7, de muy alto riesgo teniendo en cuenta que el indicador debería ser igual o inferior a 0.05 para considerar baja la probabilidad de transmisión de dengue.

Informó el directivo que los municipios más afectados son Contramaestre, Santiago de Cuba y Palma Soriano; no obstante, llama la atención que el promedio de ingresos diarios por síndrome febril inespecífico está alrededor de 60; cifra muy por debajo de la que estiman los expertos sobre la base de la situación epidemiológica actual.  

El hecho es que con una tasa de incidencia de 5.6 por 100 000 habitantes y al menos el 25% de las muestras estudiadas con resultado positivo, el segundo territorio más poblado de Cuba muestra un panorama que requiere la atención de todas las instituciones y, especialmente, el accionar preventivo de sus habitantes.

Existe un alto riesgo de enfermar y no debe olvidarse que el dengue “clásico” suele cursar sin complicaciones, pero cuando se presenta en su forma grave, puede llegar a causar la muerte.

De ahí la urgencia de recurrir a normas higiénicas bien conocidas, como mantener correctamente tapados los depósitos de agua -medida vital, pues el 83% de los focos se ha encontrado en tanques bajos dentro de las viviendas.

Es necesario revisar la casa y el centro de trabajo para identificar y eliminar todo lo pueda convertirse en criadero de mosquito; guardar bajo techo y bocabajo botellas u otras vasijas útiles mientras no se estén utilizando; cepillar y cambiar el agua a los bebederos de animales; enterrar neumáticos viejos; sanear patios, azoteas y los alrededores de las viviendas; chapear áreas enyerbadas; y no arrojar desechos sólidos en la vía pública, pues cuando llueve acumulan agua y generan focos del vector.

Además de garantizar que en nuestro hogar no hayan condiciones ideales para la reproducción del Aedes aeyipti, hay que promover la precaución entre los vecinos: alertar, convencer… ayudar a los demás a tomar conciencia de que, quizás como nunca antes en lo que va de siglo, resulta urgente combatir al vector.

También hay que estar atentos: la fiebre es el principal síntoma, aunque pueden aparecer otros como decaimiento, dolor muscular y retrocular (detrás de los ojos); dolor abdominal intenso, vómitos, sangrado nasal o de las encías, manchas rojas en la piel, entre otros. Ante cualquiera de estas manifestaciones, se debe acudir al médico por dos razones: primero porque el dengue requiere estricta vigilancia clínica porque el enfermo podría presentar un cuadro grave e incluso letal si no se atiende oportumanente; y  segundo porque la única manera de evitar una epidemia es eliminar al mosquito y aislar a los infectados.

Por el momento, y lidiando con grandes limitaciones de recursos, la estrategia a nivel nacional y local se concentra en el llamado bloqueo de casos, el tratamiento focal con cobertura de abate para las demarcaciones de mayor complejidad y la utilización de peces para el control biológico en depósitos de agua.

Cintra Guerra acotó que al detectar un paciente con sospecha de la enfermedad o confirmar el diagnóstico mediante la prueba de laboratorio, se realizará la fumigación de la vivienda infectada y de las aledañas.

“Es fundamental -dijo- que las personas colaboren con el tratamiento adulticida, manteniendo cerrados los inmuebles durante 45 minutos, para garantizar su efectividad. El país atraviesa grandes dificultades económicas  y hay que aprovechar cada recurso para prevenir una epidemia.”

El mosquito Aedes aegypti es un viejo conocido y no por eso es menos peligroso. Hay que tener cuidado: el dengue mata.

  • Compartir:
0 Comment 1325 Views
Indira Ferrer Alonso

Email This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

Escribir un Comentario

Nacionales

Internacionales

Videos

We use cookies to improve our website. Cookies used for the essential operation of this site have already been set. For more information visit our Cookie policy. I accept cookies from this site. Agree