Periódico Sierra Maestra

Switch to desktop Register Login

Hacer realidad sus ideales… “… Es cumplir con Fidel”

DRA PASTO 1Desde hace un lustro, cada 25 de noviembre la Dra. Nancy de Fátima Pastó Pomar repasa sus encuentros con Fidel y cómo ella ha cumplido desde su trinchera en la Medicina, los ideales más humanistas del Comandante en Jefe.

“Le agradezco tanto a la Revolución y a Fidel, que solo encuentro un modo de corresponderles, y es cumplir en cada momento de mi existencia, como médico y como cubana. 

Historia singular esta de la Dra. Pastó Pomar. Santiaguera de 61 años, desde 1984 se graduó en el Instituto Superior de Ciencias Médicas de Santiago de Cuba, con un aval indiscutible: integró el primer grupo de galenos recién egresados, que respondiendo a la iniciativa de Fidel del Médico de la Familia en Lawton, se sumó al movimiento: unos quedaron en los consultorios de las áreas urbanas y otros fueron a la montaña.

Nancy de Fátima completó un curso introductorio de un mes en la vecina provincia de Granma y comenzó a ejercer en la intrincada zona de Macanacú, en Guisa.

Y si bien faltaba la electricidad y el consultorio era bien típico de la zona: guano y zinc en la cubierta; y la crecida de los ríos Guisa y Macanacú incomunicaba el pobladito; y el único transporte era el caballo, dice Pastó que todos los días ella se reconfortaba con el recuerdo de las palabras de Fidel y cuán importante él decía que era el Médico de la Familia.

“Allí la gente lloró al saber que yo retornaba a Santiago de Cuba; ya en ese momento, en la zona no había ni mortalidad infantil ni materna ni hubo partos extra hospitalarios y tanto les di a los pobladores hasta que les cambié el estilo de vida hacia una cotidianidad saludable, entonces pensé: ´estoy cumpliendo con Fidel´.”

DRA PASTO 2Vuelven a la Cuna de la Revolución. Son ocho o nueve médicos procedentes de las lomas de Granma que ahora reciben flamantes consultorios en el reparto Sueño, donde simultáneamente Nancy de Fátima comienza la especialidad de MGI por tres años. Para tanto trabajo y estudio a la vez, la Dra. tiene otra inspiración: la de su padre.

Conocí muy bien a Pastosito: Rodrigo Eugenio Pastó Pérez era un hombre más bien de baja estatura, ojos claros, voz ronca y un tanto atropellada; revolucionario cabal, incansable trabajador, dirigente sindical activísimo en la rama eléctrica en la “Héctor Pavón”, amigo de Fidel quien lo reclamaba en cada visita a la antigua planta eléctrica santiaguera.

“Mi padre me trasmitió ese afán por hacerlo todo bien y arrastrar a la gente junto con él. Yo sentía mucho orgullo cuando Fidel lo mandaba a buscar. Poco antes de morir mi padre, estando en terapia intensiva, me dijo: ´No dejes nunca el Partido´. Y también he cumplido con él, después de transitar por la FEU, la UJC...

“Esteban Lazo, cuando dirigía el Partido en Santiago, venía con frecuencia a mi Consultorio. Imagínate, aquí todo tenía que estar en línea. ”

En 1992, la Dra. Pastó Pomar cumple misión internacionalista en Namibia pero ni antes ni después pierde el vínculo con su Consultorio y su área. En ese mismo sitio parió a su hija Carlota Marrero Pastó, hoy con 25 años e ingeniera en telecomunicaciones, y se afianzaron los lazos familiares con su esposo Juan Antonio Marrero Prin, en su momento profesor en Educación.  

De 2008 a 2010 cumple otra misión, ésta en Yaracuí, en Independencia, Venezuela, y allá aprovecha y se hace M.Sc. en Atención a la Mujer, conocimientos que la ayudan a su labor sobresaliente en Cuba, en su Consultorio que se ubica frente a los muros del Moncada, en el perímetro que la gente cree es la parte de atrás del antiguo Cuartel cuando en realidad es la línea frontal.

DRA PASTO 3Allí lleva la Dra. Nancy de Fátima 35 años también como vecina y con una labor profesional digna de elogio, sin muertes maternas ni mortalidad infantil; con excelentes relaciones con sus vecinos, avalado esto por una encuesta popular de Salud Pública casi mensualmente. Y es que a cualquier hora el necesitado puede tocar esa puerta para ser atendido por la Dra. Pastó.

“Eso nos enseñó Fidel; tres veces tuve la oportunidad de saludarlo, hablar con él en eventos de la Salud Pública… Un día, en una reunión con personalidades de la Organización Panamericana de la Salud, allí estaban también García Márquez y otros invitados, como a las 2 de la madrugada nos mandó a buscar. Éramos como ocho médicos de la montaña. Se sentó con nosotros y nos hizo como mil preguntas… qué inteligente… sabía de todo. Se hizo una foto con nosotros y los invitados, y nos dio la mano a cada uno. En otra ocasión se enfrascó con nosotros en una discusión sobre el mejor método anticonceptivo. Después que todo el mundo habló él tomó la palabra y dijo ´…el mejor es el condón que además evita enfermedades´.

“Todos los días pienso en Fidel y en cuántas cosas buenas él quiere para Cuba y su pueblo. Y digo quiere, porque aunque hace cinco años partió hacia la eternidad, quienes palpitamos con la Patria, con la Revolución, tenemos junto a nosotros al Comandante en Jefe, orientándonos. Para mí es un orgullo, un honor haber conversado con él, sentirlo como un padre, seguir su ejemplo.”

La Pastó atiende ya entre la tercera y cuarta generación de su población: más de 1 450 habitantes en 345 viviendas; también a 14 centros de trabajo, ocho niños menores de un año y ocho gestantes, todos con magnífica salud.

DRA PASTO 4En las palabras de la Dra. Nancy de Fátima se adivina su convicción al expresar que ella considera como una maravilla, esa idea genial de Fidel del Plan del Médico de la Familia, que cuando se lleva bien es insuperable. “Y como el Comandante en Jefe sigue aquí entre nosotros aunque hayan pasado estos cinco años, pues entonces cumplir con sus ideales es mi mayor anhelo, mi mayor empeño”.

Periódico Sierra Maestra/ Correo: cip226@enet.cu / Directora: MSc. Olga E. Thaureaux Puertas/ Redacción Digital: Lic. Clara Gayoso Giro, MSc. Arnaldo Clavel Carmenaty / Informático: Ing. Alberto Elers Pérez / Copyright ©. Todos los Derechos Reservados. Autorizamos la reproducción de trabajos de este sitio, siempre que sea de forma íntegra y se cite la fuente.

Top Desktop version