Periódico Sierra Maestra

Switch to desktop Register Login

La constante de mil quinientos jóvenes después de quince años

logo 22La Brigada “José Martí” (BJM) de Instructores de Arte, en Santiago de Cuba, inició el 2020 con proyecciones hacia el logro de un mejor sistema de funcionamiento desde las distintas estructuras que la conforman. Para lograrlo han tomado como referencia el documento “Luz Verde”, rector en la brigada.

Luego de desarrollar la segunda etapa de su Plenaria, que se realiza dos veces al año, se tomaron acuerdos para dar solución a las principales deficiencias en los procesos creativos y pedagógicos. El joven Luis Antonio De Moya Ceiro, jefe de la sección de Creación en la Dirección Provincial de la BJM, ofreció más detalles al respecto.

“Somos un movimiento juvenil, autónomo, pero subordinado a los Ministerios de Educación y Cultura.”, -dijo.

“Tuvimos nuestro encuentro hace pocos días donde analizamos la realidad de las líneas de trabajo que se vienen ejecutando en el período de un año y más. Contamos con la presencia de algunos directivos de la provincia y, recibimos una excelente conferencia de trabajo comunitario impartido por especialistas del Centro Provincial de Casas de Cultura. A estas actividades se sumaron los trabajos propios de las secciones.

“La plenaria en sí, fue un espacio de diálogo y pensamiento, donde intervinieron los instructores para dar a conocer sus experiencias, pareceres y tentativas. También se concibió el quehacer para este año, partiendo de una estructura renovada.

“La actual disposición regente se compone por: Presidentes de Consejo; de Distrito; Municipales; y Provinciales. De igual forma, se agrupan en cinco secciones: Superación, Creación, Comunicación, Vicepresidencia, y Presidencia. Cada una encamina un trabajo en conjunto, a modo de red, que gira en torno al desarrollo del instructor”.

“Todo esto permitirá mejor organización del sistema de funcionamiento de la Brigada, problema que está presente desde la base en cuanto a planes de trabajo y sistematización de este, hasta la calidad que deben garantizar las estructuras Municipales y Provinciales de sus resultados en cada uno de los espacios donde se presentan”.

“Debemos ganar en el incremento del número de unidades artísticas, proyectos en las comunidades, y la buena atención a estos. Ampliar los espacios para la preparación metodológica, algo que se evidencia en la práctica, detectado a partir de un sistema de evaluación y seguimiento que exige capacitación a partir de sus necesidades con respecto al radio de acción donde labora”.

Hoy, en Cuba, se coloca la BJM como el centro de los procesos culturales dentro del trabajo comunitario, donde está presente la familia y los sectores poblacionales menos asiduos a las propuestas culturales de las grandes urbes. No obstante, faltan por tratar muchas cuestiones que rozan el reconocimiento de estos artistas y cuya realidad puede influir en su modo de hacer.

¿Cómo se maneja en la actualidad el proceso de profesionalización de los instructores de arte?

“En nuestros días, con el amparo oficial y jurídico que se nos ha dado, tenemos menos limitaciones en ese sentido. Existe otra visión del instructor de arte que abarca más allá del pedagogo. De igual forma, se reconoce al creador, artista, al ser humano que necesita superarse. Ya estamos ocupando espacios y plazas de trabajo que se ubican dentro del sector profesional.

“Somos profesores, profesionales, e instructores que asumimos el espacio de la pedagogía y el arte dentro del circuito que funciona como sistema de trabajo. Mantenemos un sistema y rigor que necesita mucho del entendimiento de las instituciones que nos acompañan, y esto dio paso a que se fuera perdiendo la esencia y nuestro talento en años anteriores”.

El programa de Instructores de Arte inició en el año 2000. Su primera graduación tuvo lugar en el 2004, y concluyó seis años después, tras diez años de promoción, excepto en Granma donde hubo una más. ¿Son todos los instructores miembros de la BJM?

“Son considerados como parte de la BJM todos los graduados durante  estos 11 años en que estuvo abierta la enseñanza, siempre y cuando hayan optado por la membresía. Puedo decir que somos alrededor de mil quinientos artistas representados por la organización.

“Vale aclarar que en el país existen otros graduados de programas anteriores, así como nuevas variantes de formación similares, pero no se incluyen en la brigada. Aunque son atendidos por muchos de nuestros programas”.

Periódico Sierra Maestra/ Correo: cip226@enet.cu / Directora: MSc. Olga E. Thaureaux Puertas/ Redacción Digital: Lic. Clara Gayoso Giro, MSc. Arnaldo Clavel Carmenaty / Informático: Ing. Alberto Elers Pérez / Copyright ©. Todos los Derechos Reservados. Autorizamos la reproducción de trabajos de este sitio, siempre que sea de forma íntegra y se cite la fuente.

Top Desktop version