Periódico Sierra Maestra

Switch to desktop Register Login

Bahamas, tan cerca…

bahamas santiago festival del caribeLa dedicación en Santiago de Cuba de la Fiesta del Fuego 2015 a la Mancomunidad de las Bahamas propició entre nosotros el tendido de un puente hacia la cultura de ese archipiélago tan cercano y sin embargo tan desconocido en sus esencias.

Más de 700 islas al norte de Cuba —apenas poco más de una veintena habitadas— ocupan el territorio bahamés. Fue escenario del primer avistamiento del Nuevo Mundo por parte de los conquistadores españoles, que aniquilaron en un corto plazo a los pobladores arahuacos originarios, y se convirtieron en colonia británica en 1784, hasta la proclamación de la independencia bien avanzado el siglo XX, en 1973. La mayor parte de la población desciende de los esclavos africanos.

No pocas veces el reflejo de esa nación en el imaginario de los medios masivos de difusión resulta estereotipado. Suele promoverse únicamente la condición paradisiaca de sus tierras y aguas circundantes y el supuesto atractivo exótico de una estancia en ellas. La industria cinematográfica anglonorteamericana ha reforzado esa imagen al seleccionar sus locaciones para filmes de aventuras. Varias de las pelícu­las de James Bond están ambientadas en las Bahamas. En otro orden, el escritor norteamericano Ernest Hemingway plasmó la geografía bahamense en su novela Islas en el Golfo.

Otras Bahamas, de mucho ma­yor calado cuando se les despoja de la folclorización para usos turísticos, aflora en sus tradiciones culturales. Es el caso del jukanoo, celebración festiva que tiene lugar el 26 de diciembre y el día de año nuevo en calles y plazas de la mayor parte de las localidades y cuyo origen se remonta a jornadas protagonizadas por esclavos y libertos en los primeros tiempos de la colonia británica.

A la fiesta contribuyen diversas agrupaciones populares que abordan cada año un tema determinado y a partir de ese núcleo se visten y bailan. Para los cubanos, la festividad guarda cierto paralelismo con la celebración de las parrandas en la región central de la isla, aunque por la explosión cromática y la expansión músico danzaria el parentesco más visible se halle en el famoso mardi gras de Nueva Orleans.

La música bahamesa por excelencia es el goombay. Así se nombra también el tambor que se percute directamente con las manos o con baquetas rústicas entre las piernas del ejecutante. Pueden apreciarse vasos comunicantes entre el goombay y otras especies sonoras caribeñas como el calypso, el mento ja­maicano y el zouk, pero la densidad polirrítmica es una más acusada. Los textos del goombay constituyen un auténtico legado de poesía popular.

Bahamas honró la invitación especial a la Fiesta del Fuego con la presencia de más 300 artistas, intelectuales y promotores en Santiago de Cuba.

La presencia de la cultura del vecino archipiélago va mas allá de la música, el color y la danza. Honra el encuentro de escritores del Caribe, que como todos los años se realiza bajo la advocación de Cos Causse y coordinado por Teresa Melo, la escritora Marion Bethel, ganadora del Premio Casa de las Américas 1994, quien compartió una jornada de lecturas con las cubanas Nancy Morejón y Sonia Rivera Valdés, así como con el editor y fotógrafo Mario Picayo, autor de una deslumbrante muestra de imágenes sobre el junkanoo. Los poemarios: Correr el Crespúsculo (Running the Dusk) de Christian Campbell y Rondas de Bugambilia (Bougainvillea Ring­play)­ de la Bethel se presentaron en una céntrica librería de la calle En­ramada.

Momento cenital de la vi­sita de la delegación bahamesa lo fue la rúbrica de un convenio de colaboración entre los dos países. El ministro de Deporte, Juventud y Cultura, Daniel Johnson, destacó cómo el acuerdo promoverá el intercambio académico y artístico.

Periódico Sierra Maestra/ Correo: cip226@enet.cu / Directora: MSc. Olga E. Thaureaux Puertas/ Redacción Digital: Lic. Clara Gayoso Giro, MSc. Arnaldo Clavel Carmenaty / Informático: Ing. Alberto Elers Pérez / Copyright ©. Todos los Derechos Reservados. Autorizamos la reproducción de trabajos de este sitio, siempre que sea de forma íntegra y se cite la fuente.

Top Desktop version